Santa Margarita es… algo más.

Por Miguel Ángel Sosa GonzálezGuatiza-Margarita4

La fiesta que celebramos puntualmente cada 20 de julio en nuestro pueblo se debe a la festividad de Santa Margarita de Antioquía, Vírgen y Mártir, que prefirió la muerte, ordenada por su propio padre, antes que renegar de su fe y repudiar aquello en lo que tanto creía. Esta santa es de los primeros siglos de la Iglesia, cuando Antioquía era un referente para toda la Iglesia universal.

Y de su tierra natal, a miles de kilómetros, su figura aparece en Lanzarote, menos de un siglo después de su anexión a la Corona de Castilla.

Los primeros asentamientos en la falda de Guenia están recogidos en los inicios del s. XVI. Son pobladores que se reúnen en torno a una pequeña ermita edificada en honor a Sta. Margarita, llegada ahí tras el camino recorrido con esta santa por una señora que hizo promesa de edificar allí donde su animal detuviese el paso. Esto ocurre donde hoy está la actual ermita. Hasta aquí la tradición, contada según quién y según qué.

Lo que sí es totalmente verificable es la fundación de la localidad, pues los restos de las aljibes de arco de las viviendas aún son patentes. Cada día que pasa el deterioro es más notable, por lo que reivindicamos desde aquí un plan de recuperación urgente para que no se borre la huella de nuestros comienzos como pueblo.

Como en toda población de antigua fundación, la costumbre era crear el cementerio alrededor o junto a los muros de la iglesia o ermita principal. En el caso de Guatiza, ermita, pues no es hasta el s. XVIII cuando la población se traslada a su asentamiento actual al amparo de una nueva imagen religiosa: el Santo Cristo de Las Aguas.

Santa Margarita es la primera protectora de los habitantes de Guatiza. Ya lo hizo cuando desde Puerto Moro llegaban los piratas moriscos buscando saquear todo lo que encontraban a su paso, y lo hizo haciéndose protectora no sólo de los vivos sino, especialmente, de los difuntos, extendiendo además su dominio sobre lo que la vista llega a alcanzar: la Vega, productora del tan preciado regalo de las famosa legumbres de Guatiza, apreciadas en toda la isla; la Cochinilla, que tanto bienestar y prosperidad ha dado a la localidad; del Agua, que acude por Tenegüime para apagar la sed del incansable trabajador; de la Cantera, que arranca sus piedras de las entrañas de la Montaña de la Cruz procurando el material necesario para levantar nuestras viviendas; la Sal, necesaria para nuestra alimentación o para nuestra tradiciones de Corpus; del Mar, riqueza de alimentos o lugar de descanso… Todo al amparo de una tradición, de una fe, de un amor particular por Santa Margarita.

Esta historia, nuestra, de antaño y actual, de creencia y de realidad, de nuestros abuelos, padres y mayores, debe pasar también a los hijos, los nietos, los nuevos vecinos y los visitantes, para que nuestra fiesta no se pierda, no caiga en el desamparo de lo extraño, de lo que deja de ser nuestro para formar parte de lo desconocido. El significado de esta fiesta es algo más, y es bueno siempre recordarlo.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s