Pregón de La Graciosa 1979

Pregón de las Fiestas del Carmen
La Graciosa 1979

Por:  MANUEL FERNÁNDEZ ESCANDÓN

LA GRACIOSA ENTIDAD LOCAL MENORFernandez Escandon

Aunque parezca extraño, los canarios estamos comenzando ahora, a conocer a nuestros hermanos de la octava isla, extraño o injusto, porque durante mucho tiempo ha vivido como olvidada y al margen, una comunidad admirable, que ahora alcanza las seiscientas almas, trabajando duramente para sobrevivir en lucha con dificultades y problemas, más agudos que los de ninguna otra isla; pugnando por hacerse oír, de presencia, se solidaridad y personalidad.

Así es, sin duda, nadie discute que cada una de las siete islas administrativamente reconocidas, permítanme hablar de este modo, posee una personalidad diferenciada. El espacio insular actúa desde tiempo inmemorables como una especie de determinante del carácter, y a esta ley de insularidad no escapa La Graciosa, tan próxima y tan distante, tan admirada en las palabras y tan olvidada en los hechos.

La Graciosa no es un simple núcleo de población, segregado de Lanzarote por una franja de mar, es una comunidad humana, que ha debido crear las bases para su desarrollo, cultural y subsistencia, careciendo de las coberturas esenciales y los equipamientos más primarios; una comunidad que organizó sus módulos de convivencia desde la más profunda fraternidad y que, a pesar del abandono y la indiferencia, sintió siempre el vínculo espiritual de lo canario, como núcleo constitutivo de su ser. Apenas dotada de nada, la isla ha sabido oír su voz sin dramatismo, sin acritudes, sin violencia, cuando son tantas las veces y violentas que acosan nuestra existencia sin estar legitimadas ni de lejos, por motivaciones y justificaciones como las que los gracioseros podrían esgrimir.

Y en este sentirse solidarios, cuando apenas se tiene respuesta, en esa cordialidad a toda prueba, en esa apacible reivindicación que se explica en el ejemplo de vida, de trabajo, de tesón, es donde La Graciosa está empezando a jugar sus cartas junto a la colectividad canaria en general. Es en la llamada a la conciencia y la comprensión fraternal, antes que en el grito desabrido, donde los gracioseros encontraron su voz.

Como gobernador civil de la provincia no podía dejar de escuchar desde el primer momento ese mensaje entrañablemente humano, acudir a esa llamada de un pueblo dotado de todos los atributos de laboriosidad, honestidad y entusiasmo que configuran una personalidad propia. No olvidemos nunca, el entusiasmo y la fe que los gracioseros demostraron a la embajada cultural, que hace un año visitó la isla; vivencias recogidas con auténtico amor y cariño en las voces de Mara González, Lucas Segura, Carlos González y Santiago García Ramos.

Mención , aparte merece, el ilustre canariólogo Vicente Sánchez Araña, hombre enamorado de la historia de Canarias y con un especial afecto a esta isla de La Graciosa, a la que viene dedicando gran parte de su tiempo y por la que demuestra un especial interés, como si de su propia isla se tratase.

Y creo que no interpretaría el sentir de los gracioseros si no resaltáramos la callada y abnegada ayuda que a través de decenios les vino prestando la Armada Española y las Fuerzas Aéreas, con los suministros de agua y evacuación de heridos, tan fundamental para la vida de estos isleños. Vaya pues para los componentes para los ejércitos de Mar y Aire el más auténtico y sincero agradecimiento de todos los habitantes de la isla.

Hoy podemos anunciar, como preludio de las fiestas y para una alegría no efímera sino ilusionante y duradera, que dentro de breves días y en este mismo mes procederemos oficialmente a la inauguración de la potabilizadora con las correspondientes redes de distribución de agua y energía eléctrica. Tales obras se han llevado a cabo con auténtico cariño respetando rigurosamente el entorno ecológico de la isla hasta tal punto, que no exista ni un solo poste o instalación que trastorne su singular belleza. La desinteresada y fundamental colaboración de César Manrique ha impuesto una vez más su ley.

A la realización de esta sensible mejora que pudo afrontar el Gobierno Civil y el ayuntamiento de Teguise a través del Patronato de la Vivienda Rural, han colaborado de una forma entusiasta todas las autoridades de Lanzarote y los técnicos de su Cabildo con el complemento de una importante aportación de la Mancomunidad Interinsular de Cabildos de la provincia de Las Palmas.

A corto plazo espero tener la alegría de anunciar el comienzo del túnel y puerto pesquero de Órzola y el muelle de la propia Graciosa.

Todo esto es elemental, y quiero afirmar que lo era debido a los gracioseros desde hace mucho tiempo. Pero también hay que añadir que es solo el principio. La Graciosa existe desde mucho tiempo antes como colectividad humana, pero su existencia real, operativa, arranca del momento en que el resto de los canarios la asumen y comienzan a obrar en consecuencia. Así debe ser la solidaridad interinsular no en un concepto restrictivo: si se limita a siete islas olvidando la octava, deja de existir, se niega a si misma.

Por eso hoy, en que asumo con orgullo la función de pregonar las fiestas patronales de la octava isla , las fiestas de la Virgen Marinera, nuestra Señora del Carmen, he de anunciar a los gracioseros y a todos los canarios , que nada de lo hasta ahora realizado me satisface. Tenemos que exigirnos mucho más, manifestarnos permanentemente insatisfechos hasta que logremos entre todos dotar a La Graciosa de infraestructura suficiente para que sus habitantes gocen de la calidad del nivel de vida de todos los demás isleños. Creo fundamental, en ese camino, que la isla adquiera una personalidad administrativa decidida y propia, una plataforma de decisión y reivindicación que refuerce ante las instancias administrativas insulares y provinciales lo que hasta ahora ha sido conducido desde una plataforma vecinalista.

Anuncio pues, como contenido de este pregón que pronto van a ser iniciados los trámites para convertir La Graciosa en entidad municipal con sus características geográficas, sociales y poblacionales. Me refiero a la figura de entidad local menor, plenamente definida en la Ley de Régimen Local, con un repertorio de competencias unas normas de organización y funcionamiento y unos recursos propios que permitan el arranque hacia un gobierno administrativo local y rompa las absolutas dependencias en que hasta ahora tuvieron que debatirse los problemas y necesidades de nuestra octava isla.

Entidad local menor, con un alcalde pedáneo que deberá ser democráticamente elegido , asimismo en su gestión por una junta vecinal de cuatro miembros , y dedicado a tareas de tan significada trascendencia comunitaria como la aprobación de presupuestos y ordenanzas exacciones, la censura de cuentas y el reconocimiento de créditos; la administración y conservación de bienes comunitarios; el ejercicio de acciones judiciales y administrativas, así como, en general, cuantas atribuciones asigne la Ley de Régimen Local al Ayuntamiento con respecto a la administración de l municipio.

Esa entidad local que será La Graciosa, nutrirá su hacienda con los recursos propios de su patrimonio; el rendimiento de servicios y explotaciones; subvenciones, auxilios y donativos que obtenga con destino a obras y servicios, la participación en los conceptos que constituyan la imposición municipal en la cuantía necesaria para atender los servicios que corresponda; y lo que es más importante , la firme voluntad expresada por nuestro presidente de la Mancomunidad D. Fernando Jiménez y miembros de su Corporación, de dotarla de una asignación fija que le permita un desarrollo municipal digno y eficaz.

Como entidad local menor, LA Graciosa podrá reivindicar administrativamente su personalidad y necesidades, reivindicación que hasta ahora ha hecho en una permanente llamada de solidaridad que comienza a ser respondida por todas.

Para terminar, y de todo corazón, mi saludo más afectuoso, más lleno de esperanza, fe en el futuro de nuestra octava isla, por la que estamos haciendo y haremos cuanto nos permita nuestro entusiasmo, desde el cariño profundo, la hermandad sincera y la admiración al temple y la calidad humana de sus hombres y mujeres, que sin duda podrá ofrecer una sociedad mejor a generaciones venideras.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s