Pregón del Cristo de Las Aguas 2015 (Guatiza)

Pregón de las Fiestas del Cristo de Las Aguas
Guatiza 2015

 Por:  NIEVES NÚÑEZNieves Nuñez

Excelentísimo señor alcalde, señoras y señores concejales de la nueva corporación, paisanos y a todos los presentes y visitantes venidos de otros lugares para acompañarnos en estas fiestas del Cristo de las Aguas, muy buenas noches.

Para nuestra familia ha sido una grata sorpresa y orgullo que la comisión de fiestas nos haya propuesto homenajear a nuestro padre, Juan Núñez con la lectura del pregón de las fiestas del Cristo 2015.

Ya Francisco Betancor dedicó parte de su pregón en unas pasadas fiestas a su persona y su labor, pero nosotros queremos que se le recuerde también en su carácter más alegre sin olvidar su trayectoria profesional.

Quiero hacer mención a sus amigos de juventud con los que siempre mantuvo una buena Amistad como, Juan y Mariano Cejudo, Juan Fernández(el de Don Pepe María), Antonio Ortiz, Radamé y Juan Barrios, Marcial Placeres, Juan Betancor Núñez, Anastasio Machín (Soo) y otros que me perdonen, pero no tengo tiempo para nombrarles a todos. En su juventud trabajaron mucho, pero también sabían divertirse. No se perdían un baile.

Solían reunirse en El Imparcial o en la Unión, lugares que muchas noches cerraban. Antonio Ortiz con su laúd y él con la guitarra, parranda asegurada. También tocaban para el pueblo en los bailes de candil que se organizaban.

La llegada de las fiestas las vivían más por la diversión que por la devoción. Participaban en ella como podían. En una ocasión, se organizó una excursión por el Norte de la isla, los niños engalanaron los camiones y todos de paseo. En esos tiempos no había policía de tráfico, pero cada vez que venían, todos los camioneros de la isla se enteraban, y eso que no había Whatsapp.

Recuerdo que en las navidades, tocaban en el Rancho, y al terminar la misa, parrandeaban de casa en casa por el pueblo. Los vecinos abrían las puertas y les invitaban a una copita y algo que llevarse a la boca. Terminaban en nuestra casa, donde nosotros nos sentábamos a oírlos tocar y cantar.

Mi padre no era de ir a misa, Don Santiago Godoy lo visitaba para regañarle y él le respondía que Dios sabía que en casa había muchas bocas que alimentar y no se molestaría por su ausencia, eso sí, los Domingos por la mañana cuando regresaba mi hermana de misa, le preguntaba que había dicho el cura durante el sermón.

La música era su debilidad y pasión. Su guitarra lo relajaba y a la vez proporcionaba alegría en la casa. Todas las noches tocaba, después de cenar y contarnos historias de su vida como el tiempo que estuvo viviendo en Manguia con su familia, en el Tablero (G.C), con su madre en la plantación de tomates, anécdotas del servicio militar tocando la trompeta en momentos puntuales, ayudando a su padre con los camellos, como se compró su primer camión en Tenerife y los problemas que tuvo para traerlo en el barco, ya que era más grande que le barco, etc.

Ya de mayor, tocaba más en su habitación pues la mayoría de sus hijos no estaban, pero no sin antes visitar cada noche a sus padres hasta que fallecieron, eso sí, en coche porque decía que bastante caminaba durante el día. Sentía devoción por su madre, que siempre estaba cuando la necesitábamos. De último iba los sábados a tocar a casa de Pedro Rodríguez, en Mala con sus amigos Willy García y su incondicional Vicente Martín.

Sus paseos en coche por el pueblo saludando y conversando con sus más allegados eran diarios. Sentía respeto por la gente de su pueblo y así nos lo transmitió a nosotros, “el que siembra, recoge”. El pueblo le demostró su cariño el día de su despedida.

No queremos hacer mención a su trabajo, ya que todos trabajaban por un jornal , viendo hoy en día los roferos, el chinero, las canteras… vemos todo el trabajo y esfuerzo que todos hicieron para sacar a sus familias adelante, desgraciadamente más de uno dejó su vida en ello.

Sin embargo, quiero recordar uno de sus mayores logros que fue construir los aljibes para la recogida del agua en épocas de lluvia, ya que vivió muchos años de sequía, y cuando llovía se perdía en el mar por los barrancos, él nunca entendió.

Todas las noches dejaba la cuba llena por si ocurría algún incendio y tenía que socorrer a algún vecino, costumbre que hoy sigue manteniendo mi hermano Antonio.

Siempre tenía una sonrisa y no sabía decir “no” a su gente.

Papa Juan para sus nietos, era un regocijo para él disfrutar con ellos y viéndolos juntos en casa.

Aprovecho esta oportunidad para tener un reconocimiento para nuestros vecinos y vecinas que han colaborado de alguna manera en nuestras fiestas y hoy ya no están.

Espero que nos les haya resultado un tostón y les invito a olvidar durante estos días las preocupaciones y disfrutemos de nuestras fiestas. Cada día es único en nuestras vidas y de nosotros depende que sea inolvidable.

Felices fiestas y a disfrutar de ellas con nuestro Carnerazo.

Gracias a José Robayna por ceder fotografías.

Disfruten de la noche y que comience el carnerazo

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s