Pregón de Teguise 2006

Pregón de las Fiestas del Carmen
Teguise 2006

Por:  NIEVES CASTILLO BONILLANieves Castillo

Sr. Alcalde, señores concejales, sras. sres. Amigos todos

Este año, por invitación de la comisión de fiesta, me ha tocado el don de pronunciar el pregón de las fiestas de Nuestra Señora del Carmen.

Honor, no exento de responsabilidad. Honor, porque para mí ser pregonera de nuestras fiestas es convertirme por un día; en portavoz de los deseos y la alegría de nuestro pueblo. Responsabilidad, porque los años y la experiencia, me han enseñado con lo difícil y complicado que es pregonar a un pueblo, con cerca de 600 años de historia.

A lo largo de este tiempo, historiadores y pregoneros, han plasmado las costumbres, tradiciones y leyendas de este noble y viejo pueblo.

Yo no soy historiadora, ni me siento pregonera, soy simplemente una hija de este pueblo, a quien amo y respeto y supongo que será por eso por lo que se me ha invitado a ser protagonista de este acto.

Para mi es difícil hacer una relación de todas las actividades realizadas por este pueblo, a quien tanto le debo.

Recuerdo mi participación con mi uniforme blanco, en los meses de mayo, con cinco o seis años…

En el recuerdo de mis imágenes se mezclan, entre las azucenas y el tul aquellas obras de arte levantadas por nuestro querido Rafael el Sacristán.

Pero si hay algo que me llamó la atención, en aquellos años, en que nuestros padres, se preocupaban un día y otro también, en traer al hogar un trozo de pan para alimentarnos. El que hubieran unas personas que su única preocupación era la educación en los buenos modales, en educar la voz.

Para mí aquellas personas acrecentaron los valores culturales de este pueblo.

Mi afición e interés por el cuidado de los niños, por participar en los actos de la Iglesia con los jóvenes, con nuestra sociedad, nació gracias a la enseñanzas de esas buenas almas que tuvimos la suerte de tener en este pueblo, las hermanas Castillo, Doña Manuela y Doña Catalina, nos motivaron para amar, y trabajar por nuestra Iglesia, las imágenes, los tronos, la Semana Santa, la fiesta del Rosario, la Navidad, fueron caminos que recorrimos con ilusión, con alegría, con respeto hacia nuestros mayores, con deseos de escuchar el sentir.

Don José Fajardo, el pastor de almas, el padre espiritual de tantos jóvenes, preocupado por todos nuestros problemas, a través de la catequesis con actividades lúdicas desde Acción Católica, por deporte. ¿Quién no lo vio con la sotana en la cintura, corriendo entre el balón y los chicos.

Pero como en todas las personas hay algo, que jamás podemos borrar de nuestros recuerdos y vivencias.

En la labor de las hermanas Manuela y Esperanza Espinola, donde aprendimos las primeras letras, junto a otros compañeros, sobre las tablas del corredor de su casa. Allí nació mi afición al teatro, hicimos varios sainetes que poníamos en el salón de Acción Católica.

Participé en varias obras dirigidas por el gran maestro de tantos aficionados don Bartolomé Caraballo un amante del teatro, entre las obras que más destacó están por ejemplo “el genio alegre”, “la loca de la casa”, “cosas de papá y mamá” entre otras.

Francisco Hernández nuestro Paco con el que comparto esos más de 45 años dedicados al teatro de aficionados de este pueblo.

Cuarenta y cinco años que dan para aportar miles y miles de páginas de anécdotas.

Doña Rosa ensayaba teatros y participaba en la Iglesia, Flora Bonilla preparaba el escenario. Recuerdo en una representación cuando llegaban las autoridades decía niñas a empezar otra vez telón, telón.

Por los años 73, 74 en las fiestas del Carmen nos reuníamos toda la juventud en el convento de Santo Domingo para preparar la fiesta hacíamos las carrozas que eran muy bonitas una de ellas era un volcán echando lava donde iba un guanche que era gorio.

Me acuerdo de otra muy bonita que era el fondo del mar con niñas vestidas de sirenitas donde iba la reina de la fiesta y sus damas de honor, otra un patio canario…..

Estas carrozas eran diseñadas por Perico Pérez.

También se hizo el programa un, dos, tres responde otra vez, se llenó el teatro y gustó mucho, fue presentado por Pedrín. Paco era don Cicuta y Mario Machín Cicutilla.

Yo era una de las azafatas llevábamos faldas cortas rojas y blusa negra, y como era gordita me pusieron detrás sentada en una silla para sacar las cuentas de las preguntas.

Hacíamos excursiones con los mayores y cantábamos nos reíamos con ellos contándonos cosas.

La navidad recuerdo los ensayos en Santo Domingo y cómo eran muchos niños nos decían ustedes para el próximo año y nos veníamos llorando para casa.

Hoy aunque todavía se conserva hay que rogarle a los niños para que participen.

Después decimos que las cosas se acaban aquí en la Villa pero eso no es así porque nosotros somos los primeros que tenemos que movernos, si queremos que las cosas salgan adelante.

También recuerdo con nostalgia mi escuela ¿Qué niño de este pueblo no paso por mi casa para hacer los deberes y aprender a leer y escribir?.

La gente mayor preguntaba donde vas a clase y ellos contestaban a la escuelita de Nievitas que era cómo me conocían.

En la biblioteca llagaban los deberes y me preguntaban Nievitas me puedes explicar esto? Y Yo le decía mira yo te doy una enciclopedia y tu lo buscas pero al final era yo quien les ayudaba hacer los deberes y trabajos.

También sustituía a muchas maestras por enfermedad, viajes etc.

A doña Esperanza Espinola y a don José Fajardo les debo mi dedicación a los niños, cuantas generaciones pasaron por mi casa a recibir la catequesis, por todo ello no puedo, aunque quisiera dejar de recordar los mejores momentos de vida dedicados a este pueblo.

Como decía al principio es un honor, el que se me eligiera para ser pregonera de estas fiestas, pero me siento más feliz de haber sido, y espero continuar siendo, una hija sencilla de este pueblo, cuyo único mérito es haber vivido al lado de tantos amigos.

Me siento muy orgullosa de pertenecer al grupo de Teatro Esperanza Spinola, y también muy arropada por la Coral de Teguise.

He ensayado obras de Teatro a jóvenes y niños.

Llevo un grupo de mujeres que también han querido seguir la tradición del Teatro aquí en Teguise, ellas son “Amigas del Teatro de Teguise”.

Y ya que pregonar es anunciar yo les deseo que pasen unas felices fiestas de Nuestra Señora del Carmen y que participen en todos los actos.

Y quisiera cuando no pueda, o que Dios me haya llamado, o por el paso de los años, mantener mi actividad, social, cultural y religiosa y que pueda llevarme el recuerdo y cariño de los hijos de este pueblo.

Muchas gracias

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s