Toros y máscaras en Tao y Tiagua

Por Francisco Hernández Delgadotoros-tao-2

Lanzarote cuenta con dos tradiciones, que representan el más puro carnaval popular de Canarias, ‘Los Buches’ y ‘Los Diabletes’, los primeros tienen su origen en las antiguas ceremonias de ofrendas al mar y los segundos representan a los antiguos mahos danzantes.
En el marco de las fiestas lanzaroteñas, existieron también otras figuras, que llenaron de color y luz las calles y plazas de nuestros pueblos.

Seguir leyendo

Encierro de toros en el carnaval de Tao

Salpreso.com
[Jueves, 26 de febrero de 2009]toros-tao-1

Esta tradición tiene su origen en el punto de unión de ritos y costumbres africanas y americanas. “Las cuadras de la señorial casa de don Pedro Cabrera fue uno de los escenarios donde nació la máscara de los toros de Tiagua”, afirma Francisco Hernández, asesor cultural del Ayuntamiento de Teguise, utilizando sus habitantes el modelo de las vacas del lugar para confeccionar el disfraz, con sus esquilas y adornos. Entre las personas que potenciaron la tradición de estas máscaras encontramos a Jordán López Pérez y don Juan Parrilla, a los que acompañaban en sus desfiles una animada parranda.

Seguir leyendo

Curanderos y santiguadoras

Por: M.L.Fika Hernando, M.C. Chas Barbeito, M.P. Martínez Rodríguez, T. Ortíz Martínez, curanderos
J. Bravo Martínez, M.A. Suárez Robaina

 El archipiélago canario cuenta con una gran tradición curanderil. Las dificultades de comunicación a que han tenido que hacer frente los pobladores de las islas junto con las oleadas de inmigrantes llegados de tierras lejanas, han impulsado el desarrollo de una medicina popular que hunde sus raíces en la cultura autóctona contagiada de elementos rituales que han ido acoplándose hasta alcanzar una perfecta simbiosis. El resultado está a la vista. Porque el curandero canario aparece revestido en muchos casos del hábito del santón y del brujo. De una brujería blanca, con sabor a folklore, sumida en el marco incomparable de estas tierras áridas coronadas por los volcanes.

Seguir leyendo

Curas y rezados en Lanzarote

Por: M.L.Fika Hernando, M.C. Chas Barbeito, M.P. Martínez Rodríguez, T. Ortíz Martínez, curanderos
J. Bravo Martínez, M.A. Suárez Robaina

Contra el mal de ojo

Cura: En realidad no se trata de una cura sino de una medida preventiva. Las personas colocarán los dedos pulgar e índice de cada mano en forma de cruz. Si se sabe que una persona ha provocado el mal de ojo, es necesario estar en posesión de unos pelos suyos
Rezado: “Tres garbancitos tiene en el culo, quítale dos, déjale uno. Vírate al monte, vírate el culo y déjalo andar. Mira hacia el monte, mira hacia el mar, huélele culo y déjalo cortar”.

Seguir leyendo

Brujos y brujas lanzaroteños

Por: M.L.Fika Hernando, M.C. Chas Barbeito, M.P. Martínez Rodríguez, T. Ortíz Martínez, curanderos
J. Bravo Martínez, M.A. Suárez Robaina

 

Pedro, el pescador de La Santa, murió sin revelar su secreto. Un buen día dejó de ir a pescar porque había visto en sueños algo espantoso, maravilloso. Algo extraordinario. Algo que se llevó a la tumba.

Mateo, el famoso curandero de La Asomada, vino volando sobre su burro desde la Villa de Teguise hasta su casa. Misteriosamente y en solamente diez minutos. Después de este acontecimiento no domeñó más su lengua.

Sobre su cabaña de Maneje, Emeterio perdió la razón porque veía durante la noche luces esporádicas al mismo tiempo que escuchaba ruidos de cadenas.

Seguir leyendo

Remedios caseros y hierbas medicinales en La Graciosa

Por: M.L.Fika Hernando, M.C. Chas Barbeito, M.P. Martínez Rodríguez, T. Ortíz Martínez, curanderos
J. Bravo Martínez, M.A. Suárez Robaina

Fracturas: envolver paños empapados en ron y agua tibia, y sujetar con venda s e ir vertiendo  ron y  agua cuando se seca el interior.

Tirón  muscular :  calentar   un  poco   de  aceite  dulce,  no  mu y  caliente,   más  bien tibio,  y   frotar con él la zona afectada.

Trilladuras, cardenales en el hueso o exteriores: petróleo, alcohol y aceite dulce. Poner sobre la zona afectada. Si el golpe es de hace algún tiempo entonces se tibia.

Costillas abatidas: poner una ventosa sobre la misma hasta colocarla en su lugar.

Seguir leyendo

Plantas medicinales en Lanzarote

Por: M.L.Fika Hernando, M.C. Chas Barbeito, M.P. Martínez Rodríguez, T. Ortíz Martínez, curanderos
J. Bravo Martínez, M.A. Suárez Robaina

Nos  hemos  basado  en  la búsqueda  de  las  últimas  remrn1scencias  de  hierba medicinales  que  todavía  hoy,  afortunadamente,  forman  parte  integrante  de  la cultura y vida rural en algunos pueblos de nuestro archipiélago.

Los   remedios   curativos   empíricos   y   sencillos   que  junto   con   las  planta medicinales  conejeras  se  vienen  utilizando  desde  tiempos  remotos,  lejos  de enfrentarse a la medicina oficial, o ser motivo de burla , aportan un conocimiento serio  y  efectivo  para  el  saneamiento  de diversas  enfermedades,  cuyo  valor  y aplicaciones son virtuosas.

Seguir leyendo

Juventud, relaciones y sociedad

Francisco Hernández Delgado -1998

Vivimos en una sociedad, en la que no sabemos si los jóvenes caminan demasiado deprisa o los padres estamos anclados en los viejos valores que nos impiden caminar a su ritmo. ,
La realidad es que nuestros pueblos han transformado los valores de sus habitantes de tal forma que las costumbres y tradiciones familiares nos confunden.
No queremos decir que sean mejores o peores que antes, pero desde luego son distintas.

Seguir leyendo

Los Diabletes

Por Francisco Hernández Delgadodiabletes

Los Diabletes de Teguise son una de las tradiciones más antiguas de Canarias. Su origen hay que buscarlo en sus danzas competitivas, de rituales y festivas de los antiguos mahos. (Danzas cuya musicalidad reflejaba un claro paralelismo con las danzas berberiscas. Los danzantes mahos mantenían algunas tradiciones antiguas cuyos valores principales se conservan aún en pueblos de la cercana África. Los lanzaroteños, celebraban la recolección de las cosechas, fiesta en que la danza era la principal manifestación. El macho cabrío era el símbolo de la virilidad y la fuerza para los mahos.

seguir leyendo