Por si olvido tu nombre

1er Premio

Vanesa Martínez López

Querido Daniel:

¿Recuerdas el día que quedamos por primera vez? Yo temblaba como un flan. Y no porque fuera una de las tardes más frías de diciembre. Estaba histérica. Incluso llegué a pensar en anular nuestra cita. Lo sé, me hubiera arrepentido, pero en ese momento aún no lo sabía. Hasta intenté odiarte durante unos segundos, «¿por qué me habrá insistido tanto? O peor aún, ¿para que habré aceptado?», pensé. No es que no me gustaras. Para nada, de hecho me encantabas. Pero la verdad es que estaba muerta de miedo; estaba tan nerviosa que temía quedarme sin palabras y que pensaras que era una idiota. O peor aún, que no tuviéramos tema de conversación. No tardé en descubrir que eso hubiera sido imposible, porque tú siempre tienes algo que contar; contigo no existen los silencios incómodos.

      Y entonces pasó. Estuvimos hablando durante horas en nuestro centro comercial. Y de repente todas mis dudas desaparecieron, como si nunca hubieran estado ahí. Todavía puedo recordar las palabras exactas que salieron de mi boca: «Bésame ya por dios». A mí se me paralizó el cuerpo entero y tú incluso dejaste de hablar. ¡Tú dejaste de hablar! Fui impulsiva por primera vez en mi vida. Supongo que las ganas que tenía de besarte superaron cualquier miedo. No pasaron demasiados segundos cuando ya tenía tus labios sobre los míos. Fue una sensación indescriptible. Había oído muchas veces hablar sobre las famosas mariposas en el estómago, pero yo debía tener toda una fauna ahí dentro. Justo en ese momento comprendí que sí existe el amor a primera vista y que me gustabas más de lo que creía .

      Jamás hubiera imaginado un principio tan bonito. Ni siquiera podría haberlo inventado mejor. Luego llegaron las cartas de amor; recuerdo como las metíamos entre tontas sonrisas en la taquilla del instituto. ¿Y recuerdas las promesas? Nos íbamos a querer toda la vida. Y lo cumplimos mi amor. Porque llevamos tantos años amándonos con tanta intensidad que, aunque algo nos separase, este sentimiento ya no podría dejar de existir.

        Tengo tantos recuerdos bonitos a tu lado, que ni siquiera tienen cabida los que no lo son. Que me hagas reír hasta cuando no quiero hacerlo. Que bailemos en mitad del salón, con nuestros perros mirándonos como si estuviéramos locos. Que solo haga falta una mirada para saber qué es lo que queremos. Que te guste la pizza tanto como a mí. Dormir en tu pecho mientras acaricias mi pelo. Despertar con el sonido de tu respiración. Que los dos queramos dar la vuelta al mundo, aunque te rías de mí cuando me hablan en inglés y yo les sonrío como si les entendiera. Que hayamos aprendido juntos todo lo que conlleva la palabra amor y que el amor adolescente, a veces, sí que es para siempre.

Cada año al soplar las velas deseo estar junto a ti toda la vida. Pero el futuro es incierto. Lo único que sé con certeza es que nunca te voy a dejar de amar. Y si llegamos juntos a viejos, tal vez olvidemos quienes fuimos. Y por si eso pudiera suceder, si alguna vez no recordara cuán feliz he sido, léeme una y otra vez esta carta. Porque nada me dolería más que olvidarlo. Que olvidarte a ti mi amor.

Mi querido Daniel, por si algún día no recuerdo tu nombre

Tu querida Vanessa.

Vanesa Martínez López

 Almàssera- Valencia

El sueño del baobab

2º Premio

María Posadillo Marín

Mi amor: 

Tú no lo sabes, pero ya es otoño ahí fuera. Tu estación favorita. Aunque hace tiempo que dejé de mirar los meses en el calendario, algo ha hecho que mis pasos se detuvieran en mi paseo diario hasta aquí. Ha sido el sonido de las hojas ocres bajo los pies lo que me ha sacado de mis pensamientos. Solo entonces he sido consciente de que el viento ha cambiado, ahora hay menos claridad en el paisaje y hace más frío. Mucho más frío. Es curioso cómo una minúscula señal en mi cerebro ha desplegado sus hilos por todo mi cuerpo para provocar un incendio en pleno corazón. Bien podría haber ardido toda la hojarasca en ese instante, que el mundo me hubiera encontrado esta mañana convertido en cenizas. 

Teníamos planes para estas fechas. ¿Lo recuerdas? Una escapada hacia el sur para conocer esos árboles que tanto te gustan. Siempre dices que los baobabs son como los avestruces del mundo vegetal, que parecen esconderse bajo tierra para hacerse invisibles y no ver el peligro. Así es mi vida ahora, Elena; como una premonición que ha puesto mi universo del revés, y tu luz, esa con la que solías iluminar cada rincón de nuestra casa, ha desaparecido. 

Esto no entraba en nuestros proyectos, ¿verdad? Ninguno pensó jamás que este viaje lo emprenderías sin mí, sin tu risa contagiosa, sin nuestros sueños. Aquel maldito cruce decidió que ya no habría más camino que recorrer, y me dejó tu cuerpo inerte y un destino del que ahora no sé hacerte regresar. Observo esta cama que te anudó las alas y me pregunto si, cuando despiertes, recordarás cómo era volar. Porque despertarás, y me encontrarás aquí para darte impulso. No me canso de decírtelo al oído, de gritártelo en mis besos, de escribírtelo con mi dedo en la palma de tu mano. Te amo. 

He tenido que perder tu aliento en mis labios para darme cuenta de dónde provenía el aire que llenaba mis pulmones. Una burbuja de oxígeno se quedó prendida en tu almohada y, al despertar, me trajo el aroma de tu piel bajo las sábanas. Otra explotó sobre el sofá donde cada tarde se arremolinaban nuestras palabras, y me devolvió cada conversación. Tu voz. Nunca te hablé del hambre de caricias que me provocan tus susurros. 

La más frágil la traigo guardada en el bolsillo. La encontré flotando en un cajón mientras buscaba el consuelo de tus cosas. Esta la haré estallar en el momento en que coja tu mano para decirte que nuestra pequeña ha dicho su primera palabra. 

Prométeme regresar, mi amor, antes de que en mi desesperación consuma mi última bocanada.

Eternamente tuyo.

Miguel

María Posadillo Marín

Alhaurín de la Torre. Málaga.

Jurado 2012

VII Certamen Literario «LOS NOVIOS DEL MOJON» 2012

Jurado:
Dña. Mª Carmen Sánchez Pérez (Profesora de Lengua Castellana y Literatura).
Dña. Delia I. Betancort García (Profesora de Lengua Castellana y Literatura).
D. Ismael Lozano Latorre (Licenciado en Administración y Dirección de empresa. Autor del libro La Sirena de Famara).
Secretario: Francisco Hernández Delgado (Asesor Cultural del Ayuntamiento de Teguise, Cronista Oficial de La Villa de Teguise)

Amor de antaño

JOSEFA GONZÁLEZ CUESTA -Albacete
PRIMER PREMIO

Mi querido Rafael:

Mucho me alegraré que al recibo de esta carta te encuentres bien, yo estoy bien gracias a Dios. Solo cuatro letras para decirte lo mucho que me está costando estar lejos de ti, en esta ciudad que cada día, se me echa más encima sin tu compañía.

Mira que te he hecho caso, cuando me dijiste que saliera raticos a que me diera el aire, que no me quedase en casa. No fuera a dar en reinar y se me quitasen las ganas de comer. Pero cariño es que tan separados estamos, que lo que se me fueron son las ganas de vivir. Lo mismo me da si entro como si salgo, yo siempre llevo el mismo títere en la cabeza: tú, sangre mía, tú al levantarme y al oscurecer. Tú siempre.

seguir leyendo

Hogar de tres

JOSÉ MANUEL GÓMEZ VEGA – Madrid

2° PREMIO

Querida Charo:
Fue muy duro aceptar que te encariñases de otro a esas alturas de la vida. Yo siempre he sido un hombre compresivo, tú lo sabes, pero aquello me superó. El día que me preguntaste quién era yo lloré como no recuerdo haberlo hecho nunca antes, por que descubrí el nombre de tu nuevo amante: Alzhéimer.

Seguir leyendo

Tasadora de sueños

JUANA TERESA GONZÁLEZ PÉREZ–  Santa Cruz de Tenerife

3° PREMIO

Dónde mueren los sueños, 14 de febrero de 2012

Estimado Ambrosio:

Me he decantado por el tratamiento de estimado, haciendo un esfuerzo para no pensar que deriva de estima; más bien, es el tratamiento de cortesía cuando no hay otra cosa que poner.

Treinta y cinco años de una gran historia de amor han quedado al desnudo con la llamada de nuestro amigo y, parece ser que ahora tu abogado. Me habla de arreglar lo de nuestro divorcio, como si yo me hubiese casado con él. Sabes muy bien, Ambrosio, porque me conoces, cuánto me hubiese gustado llevar al despacho del abogado los acuerdos pactados entre nosotros, pero ya me ha dicho que proponga yo un reparto de los bienes, puesto que tú no tienes valor para sentarle en frente de mí. Y yo me pregunto: ¿Se pueden dividir los bienes trabajados, cuidados y atesorados entre los dos durante tantos años? ¿A qué bienes se refiere nuestro amigo, ahora tu abogado? Repartir los bienes materiales que juntos conseguimos es un trabajo tan simple, que lo dejo en manos de un tasador que tú mismo elijas.. Pero hay otros bienes, que no tienen precio ni están sujetos a tasación, en los que yo sí quiero decidir el reparto. Y a ello voy.

seguir leyendo

Una luz entre mis manos

JOSÉ ISIDRO LÓPEZ FUMERO –  Santa Cruz de Tenerife
FINALISTA

Mi querida Valeria:

Espero que al recibo de mi carta te encuentres bien, todo lo bien que yo, hora tras hora y con mucho cariño, te deseo. Hace tiempo, mucho, mucho tiempo que no te escribo; por eso te ruego mi pequeña, que me perdones si me notas algo amargo, lastimado. Si me sientes como herido y trasegado por el aire; pero nada más lejos de la realidad. Recibí tu carta. Es preciosa. Realmente, ha pasado el tiempo. Ocho años. Viéndome ahora que ya no estoy trasegado por el veneno y que casi he pagado la cuantía de mi deuda, me he dado cuenta al contestarte, que apenas no me va a alcanzar con estos versos, para todo aquello que te tengo que decir.

Seguir leyendo

Mi verdadera imagen de amor

ISABEL GARCÍA  VIÑAO – Huesca
FINALISTA

En el amor siempre hay algo de locura, mas en la locura siempre hay algo de razón.
NIETZSCHE

Querida Tatiana:

Me gustaría saber qué piensas de mí. Si aprecias la alegría de mis ojos cuando te miro, si te percatas que mi mirada siempre va a parar al lugar donde te sientas, si notas que mis palabras tiemblan cuando me dirijo a ti, si te diste cuenta que trepidaban mis manos cuando sobre un folio en blanco te explicaba grosso modo los intríngulis de la Teoría de las Ideas de Platón. Me gustaría saber si tu mirada inocente de adolescente es en realidad virginal o si debajo de tus pupilas se esconde algo que yo no puedo llegar a ver. Me gustaría saber si tus ojos brillan para todos o sólo son mis ojos los que perciben tu brillo. Me gustaría saber tantas cosas de ti pero… pero quizás yo no sea para ti más que un profesor trasnochado que suelta en clase una retahíla de palabras incomprensibles de filósofos a los que vuestras bocas tachan de locos,… y me da miedo pensar que a mí, como trasmisor de sus teorías e ideas, me consideréis más raro que un perro verde.

seguir leyendo

Jurado 2013

VIII Certamen Literario «LOS NO VIOS DEL MOJÓN» 2013

Jurado:
Dña. Delia l. Betancort García (Profesora de Lengua Castellana y Literatura)
Dña. Inmaculada Bailón (Profesora de Lengua Castellana y Literatura)
D. Tomás Armas Sicilia (Técnico de Cultura del Ayuntamiento de Tías)
Secretario: Francisco Hernández Delgado (Asesor Cultural del Ayuntamiento de Teguise, Cronista Oficial de La Villa de Teguise).

Carta para que recuerdes el mar

YOSE ÁLVAREZ-MESA -Arnao (Asturias)

lº PREMIO

Querida Valle:

Hoy te escribo mi “carta para recordar” número 20. Ayer fue sobre el día que nos conocimos, anteayer sobre nuestro perro Otis, hoy será sobre el mar. No voy a atosigarle con muchos recuerdos más. Sólo los principales, los que merece la pena apilar en tu caja verde con la tapa de conchas. Cuando las nebulosas se te instalen en la mente y yo no esté a tu lado, tendrás cerca mis cartas contándote toda nuestra vida, para que jamás deje de ser tuya, para que nunca deje de ser nuestra.

Seguir leyendo

Amarga distancia

ALFONSO SERGIO BARRAGÁN RINCÓN – Los Barrios (Cádiz)

2° PREMIO

Otro día, amor mío, otra nueva carta -la segunda de hoy­ destinada a que la acoja la mar:

Escribirte cuánto siento es mi mayor consuelo. Mientras lo hago, alzo la vista de vez en cuando para seguir el rumbo de la botella que acabo de lanzar. Aún destaca como una feble huella de amor en la cresta de las olas. Me gusta verlas alejarse mecidas por el vaivén del mar. A veces, me encuentro alguna en los días siguientes varada en cualquier rincón de estas arenas que suelo recorrer con la vista fija en ese delicuescente horizonte tras el cual pienso que tu habitas. No me importa encontrármelas. Me alegra pensar que igual que ellas vuelven, tú también volverás algún día. Que tus huellas acompañarán a las mías mientras paseamos cogidos de la mano, los niños traveseando a nuestro alrededor… Llevo tantos meses bajando a la playa, tantas botellas con mis palabras depositadas en la mar, que ya he perdido la cuenta. Tan solo me tranquiliza pensar en ti mirando hacia esa otra orilla. Tan cercana, tan distante…

seguir leyendo

Ausente

JOSEFINA SOLANO MALDONADO – Alhaurin El Grande (Málaga)
FINALISTA

Querido amor:

Pasan los días, las horas pasan sin ti. Te fuiste y empecé a quererte tanto… Como entonces, como habrá de ser siempre, cuando palpe de nuevo con mis dedos ansiosos la forma de tu cuerpo ausente, la lírica prontitud de tus besos desterrados al territorio enorme de la memoria. Busco palabras para tocar tu nombre, palabras que te definan lejos y contengan el aullido del agua y el barbecho del destino. En ese vocabulario creado para ti, sólo para ti, mi amor, únicamente tengo el murmullo ele una lluvia que muere vencida por la tarde.

seguir leyendo