Primer hospital en Teguise -1774

Fuente: Orígenes y desarrollo de la sanidad en Lanzarote hasta finales del siglo XIX.

Autora: María Luz Fika Hernandohospital-espiritu-santo

(…) En Teguise, primera capital de la isla, se instauró el primer hospital en 1774, pero sus condiciones y duración no fueron suficientes para paliar las deficiencias sanitarias de la Isla, convirtiéndose en 1794 en Casa de Expósitos(187).

En el hospital no se admitían enfermos héticos (tuberculosos) o con “otras enfermedades incurables”. Las dolencias que más se trataban eran las venéreas188, no obstante, se pensaba que una de las patologías dominantes en la isla –tuberculosis pulmonar- era atribuida al venéreo o humor gálico, una veces adquirido y otras, con más frecuencia, heredado, aunque la enfermedad más asidua era la elefancia(189), cuya existencia achacaban a la mala alimentación: harina de grano picado, pescado salado y rancio y pardelas en el mismo estado(190).

El hospital contaba con cuatro camas, ingresando entre 1801 y 1805 21 enfermos, lo que habla más de su ineficacia que de una etapa saludable para la población a pesar de que no se registra más que una muerte en todo el quinquenio En el apartado de los expósitos encontramos que a 89 entradas le corresponden 86 defunciones, prácticamente el 100% de los niños expósitos morían (191).

Esta institución, encuadra más con las que se dedican al fomento de la asistencia y cuidado del enfermo, que a la curación, atendiendo a la raíz etimológica de la palabra “hospedería o asilo”.

A principios del siglo XIX Teguise contaba con un médico, don Pedro Suárez(192), y seis barberos sangradores. Tinajo, Haría y el Puerto del Arrecife, con un barbero sangrador en cada pueblo. Don Pedro Suárez fue médico de Teguise hasta que se trasladó a vivir a Arrecife.

La isla era atendida por un número insuficiente de médicos, supliendo la asistencia a través de los sangradores y curanderos/as. De igual forma, la asistencia en los partos, la realizaban las comadronas.

En esta época, los conocimientos impartidos en las universidades no eran suficientemente efectivos y la farmacopea no tenía demasiada amplitud(1hospital-insular93). La preparación científica de los universitarios médicos no los acreditaba en la práctica, más que a los sangradores, curanderos, aficionados y sin título: por lo que la demanda privada de asistencia sanitaria recurría a estos últimos tanto como a los primeros.

Al principiar la segunda mitad del siglo XVIII, Arrecife es apenas un lugar adscrito a la parroquia de la villa capitalina. En la Teguise de los conventos y del palacio de los primeros marqueses tenían su residencia la mayor parte de las clases privilegiadas y el Cabildo. Las demoledoras incursiones berberiscas habían exigido por fin, como consideró Torriani, fortalecer las defensas de la capital con la construcción o mejora de aquellos baluartes protectores que debían servir para repeler los frecuentes ataques piráticos(194).

En el Compendio anónimo de 1776 leemos que Arrecife, antes un lugar muyreduzido y como de quinze o veinte vecinos, conoció un rápido crecimiento hasta superar los 300  habitantes(195), estimándose que de 1776 a 1802 se cuadriplicó su población(196).(…)

—————————–

187 JIMENEZ SÁNCHEZ, S.: Origen y extinción del Hospital del Espíritu Santo y Cuna de Niños Expósitos en la Villa de Teguise. El Museo Canario. VII-IX-46, pp. 59-65.
188 HERNÁNDEZ RODRÍGUEZ, G.(1983): La estadística de las Islas Canarias. 1793-1806, de FRANCISCO ESCOLAR Y SERRANO. T II. Las Palmas de Gran Canaria,  p.48.
189 No está claro si hace referencia a la elefantiasis o a la lepra.
190 MADOZ, P.(1986): Diccionario geográfico histórico-estadístico. 1845-1850.  Salamanca, p.48.
191 JIMENEZ SÁNCHEZ, S.: Origen y extinción del Hospital del Espíritu Santo y Cuna de Niños Expósitos en la Villa de Teguise. El Museo Canario. VII-IX-46, p. 61.
192 ÁLVAREZ RIXO, J.A.(1982): Historia del Puerto del Arrecife en la isla de Lanzarote una de las canarias. Santa Cruz de Tenerife, p. 119.
193 PÉREZ  MOREDA, V.(1980): Las crisis de  mortalidad en la  España interior. S.XVI-XIX. Madrid, p.435.
194 El célebre ingeniero cremonés se pronunció por el traslado de la Villa al Arrecife. LEONARDO TORRIANI, Descripción e historia del reino de las Islas Canarias, Santa Cruz de Tenerife, 1959, pp.55-56. Traducción, introducción y notas de Alejandro Cioranescu.
195 Compendio breve y famosso, histórico y político en que contiene la cituazión, poblazión, diuission, govierno, produziones, fábricas y comercios que tiene la isla de Lanzarote en el año 1776, copia mecanografiada del Ms. Original en Archivo José Ramón Santana Godoy, Las Palmas.
196 MILLARES CANTERO, A.(1982): Arrecife. El Puerto de la Barrilla. Boletín Millares Carlo. V.
III. Nº 5. Junio. p. 74.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s