Luis Ramírez González (22/02/1884–20/05/1950)

Hijo Adoptivo De Teguiseimg076
Fuente: Archivo Histórico de Teguise

Don Luís Ramírez González, nace en El Islote (San Bartolomé de Lanzarote), 19/02/1884. En el Archivo Civil de San Bartolomé reza inscrito bajo el nombre de Publio Luis Lorenzo Conrado. Fue bautizado el 22/02/1884, por d. Antonio Bermúdez Pérez, Beneficiado de la Parroquia de San Bartolomé, que le impuso el nombre de Luís Lorenzo Conrado de San Bartolomé. Fallece en Barcelona, 20/05/1950, a los 66 años.

Hijo de don Luis Ramírez Rocha y doña María Luisa González Rocha. Sus abuelos paternos, don Lorenzo Ramírez Monfort y doña María del Rosario Rocha Monfort naturales de San Bartolomé, domiciliados en La Florida; y los maternos, don Eduardo González Sánchez, Vilaflor, Tenerife, y doña Petronila Rocha Bethencourt, Tinajo, domiciliados en Tomaren (Teguise). Sus padres murieron siendo niño. Vivió en La Florida con su abuela doña Rosario. Falleció en la pensión de El Carmen, sita en el num. 12 de la calle del Carmen, Barcelona, en un viaje de peregrinación a Roma.
En la vida pública insular se le recuerda como un colaborador incansable. Siendo muy joven fue elegido Juez municipal de Paz; vocal de la Junta del Censo (bienio 1922/23); suplente en el Cabildo de Lanzarote (bienio 1924/25); consejero del Cabildo (1928-29); alcalde de San Bartolomé, (30/03/1930 a 22/04/1931); miembro de la Hermandad Sindical mixta de Arrecife, Grupo Económico de Frutos y Productos Hortícolas (1944), etc.
Desde muy joven, se comprometió con la reforestación de Lanzarote y el mundo agrícola. En 1913, fue nombrado caballero de la Orden Civil del Merito Agrícola por su Majestad Alfonso XIII. Pronunciará un discurso en pro del arbolado en la Fiesta del Árbol de San Bartolomé, 30/01/1916. (Fiesta celebrada en todas las poblaciones hispánicas por R.O. de 5 de enero de 1915). En su transcurso, se plantaría en la plaza principal un gran número de árboles: acacias, eucaliptosIMG_1896 y algarrobos. El gran superviviente de aquella primera fiesta del Árbol es el hermoso eucalipto de la iglesia parroquial de San Bartolomé.
Fue reconocido su gran afecto e interés por el pueblo de Teguise siendo nombrado Hijo Adoptivo de la Villa de Teguise del Arcángel San Miguel, sesión ordinaria del Pleno 21/07/1946. En el año 1930, se modificaría el nombre de la calle “Correos” y se le denominaría “Luís Ramírez González”. El cambio político radical promoverá la recuperación del viejo nombre.
En 1928, la labor realizada en Teguise nos ofrece limpieza de la Mareta, arreglos de la plaza de la Constitución, plantación de árboles en la mayor parte de las calles de la población y colocación de bancos en la plazuela. El consignatario de buques teguiseño don Marcelino Bello y Ayala realizará un importante donativo para contribuir en las obras de un paseo que partiría de la Plaza de la Constitución (sesión plenaria 25/07/1922). El Ayuntamiento facultará a don Luís Ramírez para dirigir los trabajos desde la Corporación en pro del arbolado, trabajo que había venido realizando por cuenta propia. En el Archivo Municipal de Teguise se conserva los recibís de los trabajos de dicha alameda de la plaza de la Constitución, presentados regularmente por don Luís Ramírez al Ayuntamiento de Teguise.
Su labor, a favor de la restauración de las fortalezas de la isla, permitió la restauración del ruinoso castillo de Sta. Bárbara (Teguise), tras obtener una concesión gratuita en usufructo de la Comandancia de Ingenieros, Las Palmas, 1925.
En 1933, solicita ante la Comandancia Militar de las Islas Canarias se le conceda en usufructo el castillo de las Coloradas, conocido por “Torre del Águila”, para su conservación y cuidado. El General Subsecretario del Ministerio de la Guerra, en escrito de 26/12/1933, deniega tal solicitud. En 1939, vuelve a remitir la solicitud a la Comandancia General de Canarias.
Su relación con la iglesia Católica deja huella en iglesias, ermitas y conventos de Lanzarote. Sufragó restauraciones de inmuebles y de objetos de culto. También sufragó gastos de celebraciones de fiestas religiosas tal como la Fiesta de Ntra. Sra. del Carmen (La Caleta) o la de Ntra. Sra. de Las Nieves. En 1915, donó un monumento a la Parroquia de San Bartolomé.
Comprometido con la historia canaria, proyectó un Museo de Historia y Antigüedades en Teguise, antigua capital de la Isla, en un edificio propiedad dimg071e d. Antonio Santos Negrín, situado en la calle José Betancort num.6 (antes calle San Francisco), quién lo había adquirido por compra en 1878, a D. Luís García Hervás, y este a su vez por compra a su suegro D. Pedro Vidal Guadalupe, Procurador del Juzgado de Primera Instancia de Arrecife, en 1860. Programó abrir sus puertas a fines de 1923, bajo el nombre de “Museo Marques Agustín de Herrera y Rojas”, en honor del primer marques de Lanzarote. Aunque el inmueble fue adecuado con premura para una labor museística, aun permanece cerrado en 1924. En 1934, se habla de la existencia de una Sociedad del Museo de Antigüedades de Teguise. Don Leandro Perdomo apuntaba en su periódico “Pronósticos”, en 1946, “que las obras del Museo aun se encuentran en su primera fase” (Pronósticos, 9/07/1946, p.3). Tras años de incansable recopilación de antigüedades, dona el Museo al Cabildo de Lanzarote , 28/03/1944. Agustín de la Hoz atribuirá a Don Casto Martínez González haber sido el artífice de esta legación (“Homenaje póstumo a Don Casto Martínez González, Antena, 7/08/1956, pg.8). En un documento firmado por don Luis Ramírez González, y en custodia en la parroquia de Teguise, se dice que en caso de que a treinta años pasados no estuviese dicho museo en activo, la propiedad debería pasar a la parroquia de Teguise. El Cabildo Insular de Lanzarote acordó que el inmueble fuera destinado a museo en sesión plenaria 13/11/1963, y realizó su inscripción en el Registro de la Propiedad 27/02/1964. En febrero de ese año, fue visitado por el ministro de Información y Turismo don Manuel Fraga Iribarne como futuro Museo Insular.
En su famoso testamento, otorgado el 31/05/1935, ante el Notario de Sta. Cruz de Tenerife d. Pío Casáis Canosa, legó sus propiedades a sus cercanos, al pueblo de Teguise y a su parroquia y, a la Biblioteca de Arrecife. Para la isla de Lanzarote, unas becas para niños pobres, tuteladas por los Padres Salesianos. En el legado a la congregación de los Padres Salesianos dispuso que sus bienes fueran vendidos por sus albaceas y entregado el producto de la venta a aquella congregación para instituir becas perpetuas de estudio en las Escuelas Salesianas en beneficio de niños pobres de Lanzarote (un tercio Teguise, dos Arrecife y una para cada municipio de la isla, reservando una si sobrase para La Graciosa). Según comunicado del abogado de la congregación, se crearon ocho becas y Teguise disfrutó de dos, dos Arrecife, una Haría, una San Bartolomé, una Tinajo y otra para Tías, 1954). La actual Casa de la Cultura Agustín de la Hoz, la que fue Casino de Arrecife, que perteneció a su abuelo don Eduardo González Sánchez, quedó desierta en primera subasta y, bajo el permiso del Obispo de la diócesis, la institución religiosa salesiana decidió adquirirla para abrir un establecimiento de esa congregación en Arrecife, una Escuela Elemental de Aprendices. Años más tarde, fue vendida al Ayuntamiento de Arrecife.img074___
Legó su biblioteca, según la cláusula décima de su testamento, a la Biblioteca Municipal de Arrecife, unos ochocientos cincuenta volúmenes. En sesión plenaria de mayo 1960, se aprobó nombrar una comisión para que se lograse un solar en el que se construyese un nuevo edificio para uso de biblioteca municipal, (fundada en 1932), donde acoger la colección de don Luis Ramírez, y poder facilitar el acceso al mayor número de usuarios, con un horario al público más amplio.
A Teguise dona dos obras a construir, un albergue para romeros en el santuario de las Nieves y una fuente en la plaza de la Constitución de la Villa de Teguise. Ambas serán realizadas por sus albaceas según sus disposiciones. La placa conmemorativa de la fuente reza “AÑO MCMLIII SE HIZO ESTA FUENTE CON LEGADO DE D. LUÍS RAMÍREZ GONZÁLEZ ROCHA”
Legó a la parroquia de Teguise, cláusula novena del testamento, su casa de veraneo en la Caleta de Famara, de puro estilo modernista, para que la habitasen los coadjutores o el párroco de Teguise. Recomendaba que se procurara mantenerla en buen estado, y que en caso contrario, pasara la propiedad al Hospital de Dolores.
Respecto a su tumba, deseaba descansar en el Cementerio Católico de Teguise, en un panteón de estructura piramidal, con obelisco fúnebre, compartida con sus seres queridos. En la actualidad, dicho panteón carece de una placa a nombre de don Luís Ramírez González, aunque sí ostenta la de varios de sus familiares más cercanos. Según información oral de don Juan Marrero Portugués, 02/02/2015, desde Barcelona los restos mortales fueron trasladados a Teguise en 1954 ó 1955. Se lo confirma don Gregorio Parrilla, mayor beneficiario de su testamento, testigo del traslado requerido en dicho testamento y de la posterior inhumación en el Cementerio Católico de Teguise.

María Dolores Rodríguez Armas
Archivo Histórico de Teguise

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s