Entrevista al Pollo de Tao

Entrevista realizada por Bernardo Bravo a Andrés Curbelo de León Pollo de Tao”

En una mañana de verano, concretamente el sábado 12 de julio de 1986, me acerco a TPollo Taoao para hablar con una persona, que aunque la   conocí desde que abrí los ojos nunca hablé de Lucha Canaria. Me refiero a Andrés Curbelo de León, el cual compone parte de la historia de la Lucha Canaria en Lanzarote.

—¿Qué hay, Andrés?
—Ya sé a qué vienes. Un familiar me dijo que vendrías por aquí para hablar de lo mismo, por lo que no hay ninguna pega, podemos empezar cuando quieras.
—¿Cómo fueron tus inicios en este deporte?

—Sabrás que este pueblo siempre ha tenido una iniciación a la Lucha Canaria, los míos fueron sobre los años treinta (contaba dieciséis), la misma fue iniciativa de los siguientes señores. Manuel Aparicio Bonilla, Pedro Lemes Mesa, Emilio Morales Durán y Salvador Ferrer Barreto, en montar el Club de Luchas Tao.
—¿Y esos comienzos?
—Pues difíciles, la época era propia para ello. Te voy a contar una anécdota de José Fierro (José Hernández Arata) que se desplazaba desde Arrecife, todos los días posibles, para que con los focos de su coche pudiésemos entrenar.
—Una vez conocidos los promotores, ¿quién componían el club?

—Todos los jóvenes del pueblo, pues comprenderás que en 1930 éramos un par de personas jóvenes, aunque también teníamos refuerzos de otros pueblos como los jóvenes de La Vegueta: Luis Rocha, Francisco Delgado Perdomo y José Rodríguez.
En relación a los de Tao, te nombraré:  Domingo, Juan y «Chano» Lemes Quintero, Andrés Tejera (por cierto, le ganó una vez a Alfredo Martín Acota, «El Palmero»), Juan Tejera Quintero («El Artista»), Marcial Cabrera Díaz, un servidor, etc.
—¿Quiénes eran los más destacados?
—No quisiera nombrarme, pero los de arriba eran Juan Tejera y un servidor. En un principio, Marcial Cabrera era una «saco» (perdonando la palabra), pero después cogía a un Fefo Rodríguez o a un «Chano» Brito, que eran los puntales de Arrecife, y los tiraba como nada.
—¿Llegó a luchar con alguno de los fundadores del equipo de Tao?
—Te voy a hablar en concreto. Una vez en una lucha me dejé caer de Manuel Aparicio Bonilla (mucho mayor que yo). Al día siguiente se acercó a mi casa, me retó y me dijo que actuase como sabía, y que no me dejara llevar por el respeto al ser mi entrenador. Aparicio no me aguantó nada.
—¿Qué hay de los enfrentamientos con «El Palmero»?
—Como sabrás, «El Palmero» vino a servir, en la quinta del 44, en la isla de Lanzarote. Era un niño mimoso, pues el capitán Arencibia le daba permiso para entrenarse, tuvimos confrontaciones, y no oculto que me ganó uno de los tres desafíos que tuve en mi vida deportiva, pero tampoco debo ocultar, en su vida deportiva que Andrés Curbelo, «Pollo de Tao», le tiró en lucha corrida.
—Me hablas de desafíos; quisiera saber, ¿cuántos, con quién y cómo terminaron?
—En mi etapa deportiva tuve tres desafíos, no fueron con muñecos como los que veo hoy. Fueron con luchadores, donde había que sudar la camisa y hacer más esfuerzos de los comunes, entre ellos le enumeraré que sólo perdí uno con Alfredo Martín Acosta «El Palmero», pero gané uno a Venancio Guerra, de Fuerteventura, y otro a Manuel González («El Guajiro»), de Gran Canaria.
—¿Dónde ganaste esos desafíos con estas grandes figuras?
—En la década de los cuarenta, entre 1944 y L946. Por motivos de trabajo me desplacé a Las Palmas. Allí sostuve muchos enfrentamientos con lo mejor de este deporte y época. En el tiempo que estuve en Las Palmas siempre luché en El Adargoma, junto a José Rodríguez Franco, «Faro de Maspalomas».
—¿Cómo eran los enfrentamientos entre ustedes y Los Guanches, de Arucas?
—De escándalo. La década de los cuarenta, en Las Palmas, estaba en su mayor esplendor la Lucha Canaria, y un enfrentamiento por ver a Manuel Marrero («Pollo de Buen Lugar») y al «Faro de Maspalomas» enfrentados era una locura.
—¿Hasta qué año luchó?
—La última lucha oficial, por así decirlo, la hice en 1948.
—¿Después?
—Sí creo que me coloqué un par de veces un pantalón para luchar con los jóvenes, en la fiesta del pueblo, y para algún entrenamiento. Y así dejamos a este gran luchador, que vive sus recuerdos y se le saltan las lágrimas cuando nos enumera sus anécdotas y triunfos que tuvo en la Lucha Canaria.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s