Ausente

JOSEFINA SOLANO MALDONADO – Alhaurin El Grande (Málaga)
FINALISTA

Querido amor:

Pasan los días, las horas pasan sin ti. Te fuiste y empecé a quererte tanto… Como entonces, como habrá de ser siempre, cuando palpe de nuevo con mis dedos ansiosos la forma de tu cuerpo ausente, la lírica prontitud de tus besos desterrados al territorio enorme de la memoria. Busco palabras para tocar tu nombre, palabras que te definan lejos y contengan el aullido del agua y el barbecho del destino. En ese vocabulario creado para ti, sólo para ti, mi amor, únicamente tengo el murmullo ele una lluvia que muere vencida por la tarde.

Ahora que no estás, te escucho en el silencio de mis noches desveladas, siento en mi piel la soledad perfecta de tu piel, en mi boca la pulpa desertora de tus labios. Me limito al pálpito cercano de las sábanas que aún guardan tu contorno y la tibieza estremecida de tu carne. Estás como te había presentido antes ele conocerle, como habrás de estar siempre mientras te ame.

Escribo para acercar mi corazón a aquellas largas noches de sueños paralelos, cuando aún no daba por perdidas las caricias, ni los besos que realmente sabea a besos. Yo que te tuve tanto tiempo arropado en el mar de mis palabras, no soy capaz de darte un nombre exacto en esta soledad que me derriba. Te seguiré buscando en mi lecho mientras tenga el recuerdo de tu cabeza apoyada sobre el arco de mi vientre, iré persiguiendo el recuerdo de tu cuerpo sujeto a la cascada ele la madre, inmerso en esa hondura nuestra donde reside la verdad más absoluta.

Escribo esta carta para llegar a ti en la madrugada, para pensarle y calmar la terrible embestida de la ausencia. Y estás creciendo dentro de mi alma segundo a segundo, y te voy sintiendo desde dentro, como eras…

Dime, en mitad de este mundo tan solo, tan comunicado y tan silente, ¿A qué duelen los sueños, amor? ¿Por qué eres tú el sueño que me duele? ¿Por qué eres ese dolor acusatorio que tanto tiene que ver con la tristeza y las sombras? ¿Por qué te has ido para siempre?

Desde que no estás conmigo sólo tengo conciencia de ti mismo y nunca voluntad de lo que ahora soy, sin ti. Me queda esa extraña emoción que agota, cuando existes queriendo a alguien que tuvo que marcharse de la vida demasiado pronto.

Dónde quiera que estés, Tu amor.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s