Situación de Los Valles

Fuente: Geografía de Canarias
Ed.Interinsular Canaria. 1988

El área más alta y montañosa del municipio de Teguise se encuentra al Norte, en los límites con Haría, y se corresponde con un sector del macizo de Famara, cortado por numerosos barrancos, separados por lomos, por lo que esta zona del término recibe el expresivo nombre de Los Valles.

El límite municipal se sitúa un poco al Sur de Peñas del Chache, corta el saliente de Castillejo —agudo espolón formado por el barranco de La Poceta— con dirección Oeste, para desaguar en la playa de Famara. El saliente del otro lado es el de Las Nieves, donde hay una ermita y un magnífico mirador sobre el llano de Famara; este saliente puede considerarse como punto de arranque de las estribaciones dirigidas hacia el Este, cuyo primer des¬nivel es más suave, para pronto abarrancarse y formar valles. El situado más al Norte es el de Teneguime, cuyo interfluvio izquierdo sirve de límite con Haría; el de la derecha, en el que destaca la montaña de Temeje, se prolonga por Lomo Bailón, que termina sobre las Veguetas de Guenia.

Más al Sur, en la parte alta, se encuentran Los Valles propiamente dichos, separados por el lomo de Enmedio, mientras que Lomo Blanco los separa de la vega de San José, que como su nombre indica es bastante amplia y plana y enlaza con los llanos de Teseguite; esta vega aisla la estribación más occidental del macizo de Famara, en la que destaca Morro Prieto y se eleva el volcán de Chimía. A continuación de Los Valles, y a un nivel más bajo, se encuentran los lomos de Manguía y Guantaseví, entre los que quedan Los Vallichuelos, nombre derivado de los pequeños valles que se forman en las últimas estribaciones del macizo. Esta serie de lomos y barrancos o valles termina o queda diluida al llegar a los llanos de Teseguite, El Mojón o las Veguetas de Guenia. El barranco de Manguía es el más largo de la isla (con su destacado afluente de Las Piletas); pero cambia de nombre varias veces y su tramo final es conocido como el de La Espoleta.

La actividad principal es la agricultura, y el cultivo de la papa es el más importante. Las tierras de labor trepan por las laderas en forma de bancales escalonados, pues en el fondo de los barrancos la tierra cultivable es mínima, apareciendo al lado de los enarenados algunos restos de «bebederos» y gavias. Si en Los Valles la actividad agraria es destacada, siempre en el seno de economías familiares muy ar¬caicas, también lo es la actividad ganadera, hecho que se pone de manifiesto en el paisaje, no sólo por la presencia de importantes rebaños de cabras, sino por el gran número de pajeros, en los que se amontona la paja de los cereales y el palo del millo, que sirven de alimento para el ganado en las épocas

El poblamiento es disperso, aunque se localiza un pequeño núcleo concentrado en torno a la ermita que se sitúa en el fondo del valle. Llama la atención la existencia de interesantes construcciones de la más pura arquitectura popular lanzaroteña. Este poblado de Los Valles tiene su origen en el traslado de población que se produjo en la isla a raíz de las erupciones de Timanfaya entre 1730 y 1736, cuando muchas familias se vieron obligadas a abandonar sus aldeas arrasadas y dirigirse a la zona Norte. Este poblado originario lo formaron 42 personas que fundaron la ermita de Santa Catalina.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s