El llano de Famara

Fuente: Geografía de Canarias
Ed.Interinsular Canaria. 1988

Abarca el espacio situado entre la más occidental de las estribaciones del macizo de Famara, que forma La Ladera, y se alarga desde la Montaña (Las Nieves) hasta Morro Prieto y el morro de El Hueso, al Oeste de la villa de Teguise. Por el sector occidental el límite corresponde a la alineación de las montañas de Sóo. Este espacio se abre al mar por la bahía de Penedo, principal área por donde penetran las arenas que atraviesan la isla y forman la más amplia zona de jable y de dunas de Lanzarote. El terreno asciende suavemente hacia el interior, formando campos de dunas, aunque éstas no alcanzan un gran volumen, lo que permite que en la parte alta, donde la humedad es mayor, se cultive sobre jable. En cambio, en la proximidad de la costa, sólo abunda la vegetación psammófila y basal.

El borde Suroeste del macizo se inicia en el morro de El Hueso, al Oeste de Teguise, Montaña Chimia y Morro Prieto, que forman la cabecera de los barrancos de Las Piletas y de La Horca, que descienden por las laderas de aquellos, y se dirige hacia Llano Grande y Hoya del Huerto; en las proximidades de esta última se localiza el pequeño caserío agrícola de Las Laderas. Según se avanza hacia el Norte por el borde del macizo, surcado por pequeños barrancos (entre los que destaca el de Maramajo, que corta la zona de Las Laderas), el nivel de acantilamiento va en aumento, alcanzando su mayor verticalidad entre El Rincón de la Paja y El Rincón del Castillejo, separados por el barranco de La Poceta. A ambos lados de este barranco se sitúan el Cortijo de El Rincón y Las Casas de Famara; entre su desembocadura y la playa de Famara se extiende la urbanización de Famara.

La costa forma una amplia playa al pie del risco de Famara, para hacerse rocosa a partir de la Caleta de la Villa, con un tramo más accidentado hasta la zona de Montaña Cavera del conjunto de Sóo, aunque en ningún caso alcance formas muy acantiladas; ésta debe corresponder al área de intrusión de lavas de la citada montaña, donde la arena no se acumula sobre el litoral, sino más al interior.

El poblamiento de la zona se encuentra en los bordes de la misma, pues el terreno carece de condiciones agrarias, por lo que en épocas pasadas sólo existían las casas de pescadores de la Caleta de la Villa, utilizado como puerto, en época de bonanza, tanto como enlace con el exterior como con La Graciosa, aunque el puerto de la Villa más utilizado era Arrecife. En realidad ese caserío surge a raíz de la afluencia de pescadores procedentes de La Graciosa, los cuales convivían con las familias de Arrecife. Otro caserío es el de Las Laderas, que es un conjunto de casas dispersas en la ladera, en la zona de contacto de ésta con el llano.

En la zona costera se han producido intentos de promoción turística, con varias urbanizaciones, que han constituido otros tantos fracasos por lo menos, no han tenido el desarrollo que sus promotores incluyeron en su pro¬paganda. La más importante es la de Famara, con construcciones que resul-taron ser una pésima imitación de las formas tradicionales lanzaroteñas. También al Oeste de la Caleta de la Villa y hasta la respingona se planearon urbanizaciones para especular con el suelo. Otra urbanización fue la de Vista Graciosa situada hacia el interior sobre el jable.

En el último censo se dejó de utilizar el nombre de la Caleta de la Villa como entidad de población y pasó a llamarse Caleta de Famara para así evitar la confusión con Las Caletas, caserío que se ha desarrollado en la costa próxima a Arrecife.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s