Mozaga en la Historia  

Fuente: Francisco Hernández Delgado

El inicio de la historia de Mozaga, está bajo las arenas volcánicas y esa corriente de jable que atraviesa la isla de norte a sur.

Variantes del nombre de Mozaza, son Masaga, Masagas, Mosaga, y Mosagas, todos estos nombres aparecen en documentos antiguos cuando hablan de Mozaza.

Agustín Espinosa, en su obra Lancelot, dice de Mozaga,

“Mozaga es la hermana gemela de Nazaret, Mozaga resuelve su paisaje en dinamismo potencial. Su cielo es como un techo de la alcoba del hotel de turistas. Sopla el viento sobre las casas de Mozaga ….la impresión inicial de Mozaga es la de un grupo de corredores que espera la salida de la carrera metada hacia el oriente. “

Se dice que el topónimo Mozaga parece corresponder al patronímico Mosegue, conocido en la isla desde el siglo XVI. En la merced que Pedro Fernández de Saavedra señor de Lanzarote y Fuerteventu ra, hizo el 1de agosto de 1544 a Pedro Arjebe, se dice entre otras cosas,

“que tiene por linderos por le un cabo la mascada que fue de Bastian a lindar con Juana Mosegue”

Aquí vemos a Mosegue como apellido de una familia de la zona entre Mozaga y la antigua aldea de Ajey.
La primera familia que hemos local izado como propietaria del lugar de Mozaga es la familia Lugo-León, familia que vivía en Uga. Esta familia era también propietaria del término de Hey (Ajey), que vendió a la familia Herrera. Es el propio marqués de Lanzarote quién hace referencia a esta propiedad en una merced a Diego de Herrera con fecha de 1 de agosto de 1597,

“Don Agustín de Herrera y Rojas, marques de Lanzarote señor de Fuerteventura del Consejo del Rey nuestro señor. Por la presente hago merced a vos Diego de Herrera mi vasallo vecino de esta isla para que un término que vos y vuestro hijo, Diego de Herrera comprareis a JUAN DE LUGO EL VIEJO, podáis vos y el dicho vuestro hijo hacer tierras de pan sembrar rozándolas y limpiándolas como cosa vuestra..”

Una de las invasiones que más daño hizo a la isla de Lanzarote, fue la de 1618. Se dice que más de 800 lanzaroteños fueron hechos prisioneros y sacados de la isla para venderlos en los mercados africanos. Entre estos cautivos estaba Antonia Herrera, hija de Alonso de Herrera Álvarez y María de León, casada con FRANCISCO DE LUGO, que era dueño del término de MAZAGA.

Para poder rescatar a su mujer, Francisco de Lugo, vende a Lucas Perdomo, el Término de Mozaga, que ocupaba unas 8 fanegas de tierra, el valor de venta fue de ochenta doblas equivalentes a unos 40.000 maravedíes, que era la moneda de las islas. El documento de venta se hizo en la Villa de Teguise con fecha de 27 de julio de 1618, ante el escribano público Salvador de Quintana Castrillo y ante el testigo Bartolomé Bandama.

Es a principios del Siglo XVII, cuando en la zona conocida como La Vega de Mozaga, se establece el cortijo de Mozaga, que era propiedad del capitán Gaspar de Samarines, familia que era dueña de grandes extensiones de terrenos por esta zona.

Este cortijo de Mozaga lo heredó el yerno de Gaspar Samarines, el capitán Gonzalo Medina casado con Aldona de Samarín.

Ya tenemos las primeras familias relacionadas con Mozaga,
LUGO
LEON
SAMARINES
PERDOMO

En el testamento del Capitán Luis de Bethencourt, figura una referencia al término de TEREMOZANA, en 1620 y otro con el nombre de MOSOGA.

Unido a la historia de Mozaga, estaba la aldea de Buenavista, donde se construyó la ermita de Regla. Las primeras notas sobre esta ermita las encontramos en la solicitud de licencia para su construcción, realizada en 1635, por Simón Hernández y Margarita Cabrera. La imagen deposita en la ermita por este matrimonio, la habían traído de América.

En 1684, vemos como Juana de los Ángeles, mujer de Alonso de Marcial, impuso dos misas rezadas perpetuas en el convento de San Francisco de Teguise, dotándolas con los frutos producidos en dos fanegas y media de tierra en la zona de “Mosoga”.

En el Libro Cuadrante de misas de 1706, figura el nombre de Mozaga como aldea en cuyo jable que tiene cuatro fanegas de tierra la vecina del lugar María Castro viuda de Juan Cabrera Melián.

La erupciones volcánicas de 1730 dejan casi arruinado el lugar de Mozaga, del que apenas quedó en pié una casa y la vieja ermita. Sus vecinos construyeron la nueva aldea alejada de las corrientes de arena del Jable.

Según el “Compendio Brebe y fasmoso”, entre los pueblos perdidos, con la arena y cascajos, que los ha tupido se encuentra “Mosaga”, con 12 vecinos.

Algunos de estos vecinos procedían de la hermana isla de Fuerteventura, de donde habían traído la devoción a la Virgen de la Peña.

En las Sinodales del Obispo Dávila, dice que en 1734, Mozaza tiene unos 15 vecinos.

En 1772 el ingeniero Joseph Ruiz describe Mozaga, como una aldea con 14 vecinos, es decir cabezas de familias.

En el Cabildo General celebrado en la Villa de Teguise el 7 de julio de 1742, acude en representación de los vecinos de Mozaga, Miguel de Mederos y Francisco Alcalá.

Poco a poco los vecinos de Mozaza fueron formado el nuevo pueblo lejos de las arenas del Jable.

El inicio del Siglo XIX, supuso u n periodo difícil para la isla, la tunera asada y el gofio de grano de hijos, llegó a ser los únicos alimentos de una población que en su mayoría se vio obligada a emigrar.

La llegada de algunas lluvias y el cultivo de la barrilla, vino a paliar en parte la situación de nuestros agricultores y ganaderos.

En 1828, se registran en Mozaza, 28 labradores, 9 jornaleros y 2 militares.

Por sus propiedades destacaban:

—Domingo Rocha de 58 años, casado con Teresa Arbelo de 50, tenía 6 hijos y 5 criados.
—Francisco Pérez Armas, cuyas propiedades se localizaban en Soo, Bajamar, El Cuchillo y la Caldera de Juan Pérez.
El Caballero Diputado Marcial García Durán, casado con Juana Tejera, natural de Yaiza, fue uno de los personajes más importantes de Mozaza, aunque era natural de San Bartolomé. En el año 1834 era Caballero Diputado y tuvo un papel importante en el deslinde y acotamiento del Jable en 1835. Era alcalde pedáneo y en 1863, fue nombrado Perito Agrimensor.

En 1835, se localizaron en las viviendas de Mozaza, 15 telares, utilizados por las mujeres de este pueblo, para confeccionar mantas, alforjas, alforjas y prendas de vestir, para uso propio y sobre todo para vender y así ayudar a la precaria situación económica de las familias.

En una documentación sobre el Plan Beneficial, que habla sobre la división territorial de 1796 entre Teguise y San Bartolomé, se recoge la pretensión que tenía el Municipio de San Bartolomé de agregarse los pagos de Mozaza y Tomaren, pero son los vecinos de estas dos aldeas los que deciden pertenecer al municipio de Teguise.

El Jable continuaba siendo, junto a las zonas de Mesa Honda, Lomo de San Andrés y Peñas del Santo, las tierras de cultivo de Mozaga. Más de 80 fanegas de Jable eran propiedad de sus habitantes, ocupando el primer lugar Francisco Parrilla con más de 20. Marcial García Durán con 6 y 5 Leandro Cabrera.

En 1850 Pascual Madoz en su Diccionario Geográfico-Estadístico­ Histórico de España, señala al hablar de Mozaga lo siguiente,

“Se haya situado sobre lava, en cuyas inmediaciones hay algunos terrenos de buena calidad que producen maíz y legumbres. Su vega y el anterior sitio donde se hallaba situado este pueblo se encuentran en la actualidad cubiertos de jable y esta fue la causa de su despoblación. Existe en él una ermita dedicada a la Virgen de la Peña, en la cual se celebra fiesta el 16 de agosto”

En 1851, era alcalde pedáneo de Mozaza, José López. Contaba Mozaza con 36 edificios.

Mozaga, como todos los pueblos de la isla, participaba en la limpieza de la Mareta de Teguise. Como encargado de los peones del pueblo de Mozaga en el año 1862 iba Pedro Acuña, al que acompañaban, Eugenio Betancort, Miguel Díaz, Severino Reyes y Agustín Vega, siendo el responsable de formar las cuadrillas de limpieza de la Mareta, su alcalde pedáneo Cristóbal Espino.

En 1875, Miguel García Durán, que se había trasladado a vivir al pueblo de San Bartolomé, solicita que se le reconozca nuevamente la vecindad de Mozaga, pueblo del que había sido residente.

En 1876 se reúnen los vecinos de Mozaga para tomar las medida s necesarias que eviten los destrozos producidos por los ganaderos del Jable de Arriba y los del Lomo de San Andrés. Los responsables de la reunión, Miguel García Durán, Francisco Parrilla y Cristóbal Espino, deciden nombra r guardián de los terrenos citados a Bartolomé González.

En 1900 Mozaga cuenta con 136 habitantes entre colonos, jornaleros y propietarios, también contaba con un zapatero, Pedro González Ramos de 68 años, casado con Inés Perdomo López.

E n 1902, Mozaga contaba con 28 edificios habitados permanentemente, 4 ocupados en verano y 1ermita. Había 56 hombres y 78 mujeres. Tres años después tenía el mismo número de habitantes, 134.

En 1917 es nombrado Cartero Peatonal de Mozaga a Marcial López Eugenio.

En 1937, es nombrado Alcalde Pedáneo, de Mozaza Miguel González Perdomo.

El vino ha llevado el nombre de Mozaga por todos los rincones del mundo. En un Censo Municipal de cosecheros de vino de 1950, figuraban los siguientes de Mozaga, Baltasar Pérez Brito, Juan Rocío Cabrera, Mariana Stinga Parrilla, Dolores Rocío Cabrera, Juan Cabrera Betancort, Eulalia López Armas, Domingo Luzardo Riverol, Luis Luzardo Riverol y Francisco Curbelo León. La bodega Mogaza, mantiene la tradición de la elaboración de vinos, desde 1880.

En 1942, son varios los vecinos de Mozaza que elevan una protesta a las autoridades, porque se les prohibía sacar arena del volcán llamado el Islote

En 1945 Se envía a la Delegación de Gobierno una nota para que autorice los Bailes que se iban a celebrar en Mozaga la nota dice:

“El vecino Marcial Díaz Gopar, suplica que se le autorice celebrar bailes en la aldea de Mozaga los días 7 de julio y 12 y 13 de agosto. Que el motivo de dichos bailes es el tener lugar en los mismos la festividad de San Fermín y Nuestra Señora de la Peña, tradicionales fiestas en dicha aldea, y en las cuales es costumbre inveterada celebrar bailes”.

En 1950, José Villalba de León, solicita permiso para celebrar Bailes los días 13.14.16 y 18 de diciembre de 1950, con motivo de las Fiestas de Santa Lucía.

En 1975, Ramón Martín Espino en su calidad de presidente de la Comunidad de Vecinos de Mozaza, se solicita al Ayuntamiento de Teguise, una ayuda para construir el Centro Socio Cultural, cuyas obras tenían un presupuesto de 2.533.640 pesetas, las aportaciones que entregaría cada organismo eran las siguientes,

Cabildo Insular 60.000
Extensión Agraria 120.000
Ayuntamiento de S/Bartolomé 40.000
Vecinos Mozaga, en dinero y trabajo 2.208.640
Ayuntamiento de Teguise 25.000
Aportación que se pedía 80.000

En 1987, se constituye el Club de Bolas y Petanca “La Peña de Mozaza”, siendo su primera presidenta, María de los Ángeles González Viera.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s