La mareta de Tao

Por Francisco Hernández Delgado

En un inventario de las maretas, pozos, fuentes y aguadas fechado en 1560, aparece la MARETA DE TAO. Don Agustín de Herrera y Rojas, marqués de Lanzarote , hizo merced a Juan de Tamarines, morisco, casado con María de Saavedra de las tierras y Cortijo de Tao, años más tarde al real izar una relación de las tierras de la zona, se describe la Mareta de Tao, situada al oeste del pueblo, es decir a los pies de del Lomo de San Andrés, junto al Jable.

Así lo nombra las Pesquisas de Cabitos, cuando en 1455, Don Diego de Herrera toma posesión de la isla en la Iglesia de Nuestra Señora de Guadalupe de Teguise , de donde pasó luego a la aldea de Tao. De la Aldea y Cortijo de Tao, toma nombre la Mareta.

Cuando las erupciones volcánicas de 1730, las arenas sepultaron algunas casas del pueblo de Tao, los vecinos levantaron sus nuevas viviendas, fuera de las corrientes de arena, más cerca de la Mareta de Tao.

La Mareta de Tao, fue una fuente de vida para varios pueblos, así lo refleja un acuerdo del libro capitular del Cabildo General de Lanzarote reunido en Teguise en 1628, donde se ordena que ,

«la Mareta de Tao, la limpien sus proveedores, los vecinos de Tao, Tiagua, Muñique, Quinininco, Lomo de San Andrés y el Peñón».

Al igual que ocurría con otras maretas de Lanzarote, el Cabildo General, ofertaba el remate de la vigilancia , venta y distribución de su agua . En 1634 fue el vecino, Juan Bonilla, quién obtuvo el remate de la Mareta de Tao.

El 1 de abril de 1655, el Cabildo General, nombra guarda de la Mareta de Tao a don Juan Méndez Machín, a quién se le dice que,

»No consienta beban en dicha mareta ningunos animales mayores ni menores, sino tan solamente con los que fueren a buscar agua para el servicio de sus casas, la cual se le dé con toda cuenta y razón, y cobre de dichos vecinos que fueren a buscar agua a dicha mareta su salario en la forma acostumbrada«.

Con fecha 31 de mayo de 1658, localizamos la siguiente nota sobre la Mareta de Tao,

«la Mareta de Tao, que es del común, para que los vecinos comarcanos a ella, beban su agua para el servicio de sus casas, que mientras la tienen no la vienen a buscar a la Mareta de la Villa, y conviene haya persona que con toda seguridad y cuidado la mire, y no consienta en ella beban ningunos animales, el agua se les ha de dar a los vecinos conforme la familia que tuvieren».

Cuando en 1838, los vecinos de Tao hacen relación de sus propiedades, son más de veinte los que figuran con tierras situadas en los alrededores de la Mareta, entre estos destacan,

– Vicente García, una fanega en la mareta de Tao.
-Leandro Rodríguez, cinco almudes donde llaman la Mareta de Tao.
– Catalina Curbelo, media fanega que hace a medias con Antonia de la Guardia por encima de la Mareta de Tao.
-Rudesindo Cabrera, dos fanegas en la Mareta de Tao.
-Bartolomé de León, dos fanegas delante de la Mareta de Tao.
-José Matías Parrilla, dos almudes en la Mareta de Tao.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s