La Graciosa: Estudio histórico y geográfico

Fuente: La Graciosa, Estudio histórico y geográfico

Por F. Javier González Viera
Pilar Morín Pérez
J.Ezequiel Acosta Rodríguez

La isla de La Graciosa forma parte del conjunto de islotes localizados al norte de Lanzarote. La isla es una llanura arenosa de la cual sobresalen puntualmente cuatro conjuntos volcánicos. Su origen está directamente relacionado con los episodios volcánicos que configuran la isla de Lanzarote. Una vez acabada la primera fase constructiva de Lanzarote, con la formación de los macizos de Famara y Los Ajaches, la acción erosiva del mar destruye gran parte del primitivo relieve del macizo de Famara, acantilándolo y dejando ante sí una plataforma o rasa marina donde surgirán la isla de La Graciosa y los restantes islotes.

La escasez de precipitaciones confiere al clima de La Graciosa un carácter semiárido, aunque suavizado por las moderadas temperaturas que se registran, en torno a los 20 °C de media, a lo que contribuye el hecho de estar rodeada del medio marino, ya que éste ejerce un papel termorregulador que suaviza el clima de la isla.
Los cuatro conjuntos volcánicos existentes se distribuyen por toda la isla. En el extremo sur aparece Montaña Amarilla, en el centro se encuentran Montaña del Mojón y Las Agujas, y en el extremo más septentrional se localiza Montaña Bermeja. Entre estos conjuntos volcánicos aparecen abundantes depresiones recubiertas fundamentalmente por arenas de origen orgánico que, transportadas por el viento, llegan a desarrollar importantes campos de dunas. También existen otras depresiones que configuran cuencas endorreicas donde se depositan limos y arcillas, que fueron utilizadas en el pasado como campos de cultivo.
Las características climáticas y las condiciones del sustrato de la isla, fundamentalmente arenoso, determinan el desarrollo de un determinado recubrimiento vegetal. En general se trata de una vegetación xerófila, donde predominan las especies con un alto grado de adaptación como las halófilas y las psammófilas. La vegetación fundamentalmente presenta un carácter subarbustivo, con un predominio de las Quenopodiáceas, especialmente sobre las arenas. Cuando el sustrato varía, por ejemplo en los co¬nos y coladas volcánicas, las Quenopodiáceas dejan paso a otras especies como la Launaea arborescens (aulaga) y a las Euphorbias (tabaibas). También en los campos de cultivo abandonados encontramos una unidad característica de la formación vegetal.
La Graciosa ha estado deshabitada hasta hace aproximadamente un siglo, sin embargo ha sido utilizada desde tiempo inmemorial por multitud de pueblos antiguos, como demuestra el hallazgo de varias ánforas de origen romano. Posteriormente se sucedieron en ella algunos episodios de la conquista bethencouriana de Canarias. Desde entonces y hasta principios del siglo XX fue utilizada por los conejeros como dehesa común para aprovechamiento de sus pastos, al tiempo que se usaba para recogida de cosco, caza de pardelas y conejos, marisqueo y pesca. Paralelamente sirvió de base de operaciones y lugar de descanso y reparación de buques a los piratas ingleses y franceses.
A fines del siglo pasado, se intentó instalar en La Graciosa una factoría de salazón de pescado, intento que resultó infructuoso, pero que posibilitó la formación de un pequeño núcleo de población. Tras unos primeros momentos de incertidumbre, consiguieron adaptarse a la nueva situación, creando una economía de autosubsistencia basada en la pesca y el marisqueo. Posteriormente, esta economía se abrió al exterior mediante relaciones de intercambio, sobre todo con el vecino municipio de Haría, posibilitando un nueva emigración hacia el islote, creándose un nuevo caserío, Pedro Barba.
En la actualidad La Graciosa se ha declarado, junto con los Islotes, Acantilado de Famara y mar circundante, “Parque Natural” forma parte de la denominada “Zona Tampón” de la “Reserva e la Biosfera de Lanzarote”. Sólo cuenta con un núcleo de población, Caleta del Sebo, donde, según el nomenclátor de 1991, viven poco más de 500 personas y su economía actual ya no sólo depende de la pesca artesanal como antaño, sino que poco a poco se está abriendo paso una nueva actividad: el turismo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s