Tres fuegos para avisar de un óbito

Fuente: La Provincia 2 de Junio 2013
Por C.de Ganzo

La historia de La Graciosa no ha sido fácil. Si en Lanzarote tuvieron que esperar hasta 1965 para que en su capital pudieran tener agua corriente y luz eléctrica, a Caleta de Sebo estos lujos llegaron a finales de los años 70. Hasta entonces, tenían que alumbrarse con faroles, y cuando no llovía, un barco del ejército repartía dos bidones de 20 litros por cada una de las familias.

La forma que tenían de comunicarse con Haría era subiendo el Risco. Sobre todo las mujeres que, cargadas con las cestas del pescado, trepaban por la ladera y después en el viaje de vuelta venían con todo lo que habían comprado o intercambiado en Lanzarote, desde comida a cemento. Los féretros de los difuntos se subieron muchas veces por el Risco.

Cuando se ponían malos y tenían que trasladar al enfermo se ideó una forma particular de comunicarse con la familia: si aparecía una hoguera debajo del Risco no estaba muy mal, y si se hacían tres fuegos, la persona había fallecido. Su vida giraba en tomo a la pesca, y a las cuatro cabras que pastaban en la zona norte. A pesar de estas penurias, la mayoría recuerda estos malos tiempos como los mejores de sus vidas.

Pero no todo es malo en La Graciosa. La mayor parte de la isla pertenece a Patrimonio del Estado, salvo las dos zonas urbanas de Caleta de Sebo y Pedro Barba que dependen de Teguise.

A los vecinos cuando se casaban se les cedía una parcela de unos 100 metros cuadrados para que pudieran hacer su vivienda, con lo que no pagaban el terreno. Hace unos años que no se hace esta práctica por falta de suelo. Y con el desarrollo turístico de los últimos años, se estima que sólo en la capital existen unas 500 plazas alojativas, lo que representa importantes ingresos para las familias, que, además, no pagan impuestos, al no aparecer en ninguna lista oficial.

En realidad y según datos de la Oficina de Turismo de Interior de Lanzarote sólo figuran en trámite de obtener la licencia como establecimiento hotelero dos pensiones; la de Enriqueta y Girasol y como establecimientos extra­ hoteleros, dos apartamentos. En la actualidad, el resto de camas que se alquilan diariamente carecen de los permisos que concede la Consejería de Turismo para este tipo de instalaciones.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s