Pregón de Soo 2014

Pregón de las Fiestas de San Juan
Soo  2014

Por: JOSÉ CÁCERES RIVERAjose caceres

Buenas tardes a todos y gracias por venir.
Lo primero agradecer, que hayan pensado en mí para dar el pregón, aunque en mi opinión este tipo de tareas no son propias de personas de mi escasa formación, por no decir nula. Pero nos esforzaremos una vez más, y les pido que aguanten con espíritu deportivo el sermón.
Empezaré a contar las vivencias de nuestra niñez; hablo en plural porque pienso que esta tarea, cualquier otra persona que vivió aquellos tiempos podría, con igual solvencia, hacer lo mismo que a mí me toca hacer hoy.


La forma de vida de entonces no tiene nada que ver con la actual; nada, pero nada de nada. Tanto es así que no teníamos ni lo más elemental, como es una carretera más o menos adecuada, no teníamos teléfono, no teníamos agua.
El agua la conseguíamos el año que llovía más o menos bien, porque todos los vecinos tenían en su casa una pequeña aljibe y aun así no era suficiente y había que ir, creo que al pozo, aunque esto yo no lo viví. Si recuerdo tener que ir a buscarla donde estaban los motores que hacían que el agua, depositada en grandes tanques que producían las galerías de Famara, llegara a Arrecife. Esto ocurrió hasta los años 60, más o menos, entonces alguien con bastante imaginación propuso y consiguió, que se instalara la primera potabilizadora en la isla.
Volviendo a las particulares penurias de nuestro pueblo y algunas generales de todo Lanzarote, en aquellos años tampoco teníamos luz, como tampoco teníamos un local donde juntarnos y hablar de las cosas que pudiéramos intentar hacer para mejor nuestras vidas cotidianas aquí.
Cuando creamos la primera, y creo que única asociación vecinal hasta entonces, nos reuníamos en lo que fue años antes el casino de Antonio Cáceres, (allá por finales de los años 70). Entonces le dimos el nombre de Pico Colorado, aunque me dicen que el nombre real es Risco Colorado, esto importaba menos en esos momentos. Nos pusimos a ver qué nombre le poníamos y entre otros salió, a propuesta de Antonio Cáceres ése nombre, y a todos nos parecía el adecuado. En esos años el Ayuntamiento creó, por mediación de algún organismo estatal de tipo cultural, la promoción de teleclubs en los pueblos que se organizaran para ello. El Ayuntamiento administraba el dinero para los materiales y el pueblo ponía la mano de obra. En el caso de Soo se organizaban cuadrillas para trabajar cada sábado. Así más tarde, con esta fórmula construimos este “Buen lugar”, que de tanta utilidad ha sido para todos nosotros. (Y a partir de entonces, para todos en general, sin ninguna excepción, a pesar de que entonces hubo alguien que no quiso colaborar en nada, poquitos, pero los hubo. Subrayo que esto no supuso ningún trauma para nadie).
Volviendo a mí niñez quiero recordar a todos sin excepción, que los niños de mi tiempo y anteriores, peor aún, no tenían nada donde poder acometer ninguna actividad (y a pesar de las penurias de entonces quisimos nacer aquí). Recuerdo que al principio las clases las daba Dña. Isabel en un almacén, que creo recordar era de la familia de Martín Rivera que en paz descanse, o de él mismo. Este almacén, con el tiempo, pasó a ser un salón de baile de entonces. Bailes que los organizaba Tomás Rodríguez con timple y guitarra y los hombres entraban por turnos. A unos les iba mejor que a otros, según le caías al portero de cada noche que solía ser un señor de los más respetados del pueblo. Si entrabas y la muchacha de tus caprichos estaba bailando con otro, o bailabas con otra o salías hasta que te volviera a tocar el turno de entrar. Y nadie se enfadaba. Esto hoy no es posible, no ocurre y si ocurre ya se habrá roto la relación. Ya en mis años de adolescente cuando yo iba a los bailes esto había cambiado totalmente. Anterior a esta época, yo recuerdo de muy niño que los bailes se hacían en otros sitios que podían caber 7 u 8 parejas, no creo que más. Y para que se supiera que tal sábado por la noche había baile, el que lo organizaba buscaba a alguien que fuera por cada casa de familia que tuviera hijas, (los hijos ya se enteraban por ahí) y les decían, “hoy baile a tal hora, que vayan” si es que querían. Esto si la familia no tenía luto por algún familiar. Ese luto se guardaba estrictamente, vestido completamente de negro y tanto tiempo dependiendo del familiar fallecido.
Los velatorios eran de varios días y en algunas ocasiones semanas, eso sí, al difunto se le daba sepultura en 24 horas como ahora. Al entierro se acudía vestido lo más oscuro que se pudiera y los hombres siempre con corbata negra.
Vuelvo a retomar lo de la escuela; el almacén de Tomás Rodríguez pasó a ser un salón de baile porque en el año 49 construyeron la primera escuela en el pueblo. Ésta constaba de una vivienda para los maestros y el salón de clases. En los años 90 la escuela se convirtió en el velatorio que tanta falta nos hacía.
El maestro de entonces, el primero que empezó su actividad en esta primera escuela, se llamaba D. Evaristo, por cierto, buen profesional según mis recuerdos. Le siguieron D. José Robayna, Dña. Georgina y muchos otros más. Después construyeron una nueva escuela más grande, frente a la casa de Domingo Rocío que en paz descanse. Creo que años más tarde la primera escuela se dejó de utilizar. Fue en los años 70, cuando estuvo aquí María y Piedad se volvió a utilizar el colegio unos años más, aproximadamente hasta el 86.
En mis años de estudiante las clases eran conjuntas, niños y niñas. Esta fórmula de entonces pienso que hoy sería algo de lo más moderno según mucha gente. Así que algo de progresistas tenían, sin querer, los dirigentes en esta materia. Más tarde, como éramos muchos, nos dividieron en clases separadas. No recuerdo cuanto duró esta fórmula, aunque recuerdo que había dos maestros, y creo que las niñas seguían en el colegio más viejo y los niños en el otro. D. Jorge, para mi entender, fue uno de los mejores maestros que tuvimos. Posiblemente fuera porque ya eran nuestros últimos años de colegio, concretamente el mío, y ya era lo bastante adulto para valorar esas cosas. Antes no era como ahora. En ese entonces se trataba de aprender a leer, escribir y las cuatro reglas básicas. Si no lo conseguíamos, no pasaba nada. Pero lo conseguimos, y muchos. Y ya nos considerábamos y nos consideraban los demás aptos para ir por el mundo. Nada más lejos de la realidad, aunque si soy sincero, debo decir que más vale eso que nada.
Una forma de pasar los domingos y los días de fiesta por la tarde era jugar a pelota mano.
Se jugaba delante de la que hoy es la tienda de Lina. Los que recuerdo que jugaran entre otros son: Juan Machín el viejo, Félix Díaz, mi tío Juan Rivera, Manuel Brito, Miguel Peña (casado en Mala), Manuel Arbelo, Seño Tomás Curbelo, su hijo Tomás, Julián Martín, Benigno, José Hernández, Andrés Martín, Bernardo (conocido como tío Pancho), Domingo Rivera, Antonio Rivera, José de León y yo mismo, José Curbelo, Francisco Betancor, y de Lillo Betancort no me acuerdo si jugaba con nosotros en ese entonces. Y mira que era de los buenos, Así como Bernardo (tío Pancho), Julián, Benigno y algún otro.
Cuando nosotros éramos más granditos, recuerdo que el barbero del pueblo era Juan Rojas, que en paz descanse, (También lo fueron Antonio Cáceres y Ezequiel Brito que en paz descanse). Juan Rojas estuvo cortando el pelo en la barbería de Antonio Cáceres. Allí delante por aquellos llanos, nos reuníamos todos, chicos y grandes por las tardes noches y pasábamos el rato. Anteriormente Juan Rojas y se hermano Domingo Rocío, tenían alquilado el casino de Tomás Rodríguez, y allí fue donde la muchachada de entonces aprendimos a tocar el timple y la guitarra. Cuando ellos dejaron el local de Tomás Rodríguez, Juan Rojas siguió pelando en la barbería de Antonio Cáceres y en la tienda de Juan Brito. Esta última fue salón de baile en los años de la guerra, según contaban los mayores de entonces, y que estaba detrás de casa de Servando Callero que en paz descanse. En ese entonces nos reuníamos en la tienda de Juan Brito. Un día se nos ocurrió ponernos a luchar por pasar el rato y así no hacer alguna que otra ruindad por ahí. Éramos Pedro de León, Juan Díaz, Marcos Martín, Juan Brito, yo y unos cuantos más. Sé que nos poníamos a luchar en cualquier llano de jable que hubiera y fundamentalmente en lo que fue en otro tiempo la era de Marcos Martín, que por entonces rebosaba de arena fresquita.
A raíz de esto comenzamos a comentar la posibilidad de echar una luchada entre nosotros y otros chicos del pueblo que se habían ido a Arrecife con sus padres a trabajar en la fábrica, y que también habían creado un equipo de las mismas características del nuestro, con algunos muchachos de otros pueblos con los que trabajaban, entre ellos estaban José Fontes y Tobías Fontes, que luego fue una figura de la lucha canaria en Lanzarote.
Al calor de esto, creo yo, volvió a resurgir en la isla la afición por la lucha canaria y los equipos ya existentes pero durmientes, como los de Tao, Haría, etc.… volvieron al terrero de brega. Los chicos de Soo junto con los que se habían ido para el puerto y otros más, formamos un equipo para competir con los demás pueblos.
Estuvimos luchando unos dos o tres años, luego se dejó y años más tarde se volvió a dar vida a esta actividad en el pueblo.
Ahora quiero retomar los inicios de la asociación de vecinos. En esta época es obvio que políticamente era muy distinta a pocos años atrás. Entonces no habríamos podido crear ninguna asociación y ni se nos hubiese ocurrido.
La asociación de vecinos surgió como ya he contado al principio. Una de las cosas más importantes y de más relevancia que quisimos conseguir y llevar a cabo (y de hecho la llevamos a cabo) fue tener luz en el pueblo. Para ello cada vecino tenía que aportar una cantidad de dinero si quería tener luz. Había muchos vecinos que la querían pero no podían colaborar con la cantidad que les correspondía, según el coste total de la obra. A pesar de las necesidades de algunos, como era especialmente la mía, esa forma no era posible, puesto que muchos de los vecinos se iban a quedar sin luz. Entonces empezó la pelea política con el ayuntamiento, porque entendíamos que debía ser ese organismo el que costeara la obra. Visto esto, el pueblo de Muñique se unió a esta lucha, si no recuerdo mal.
Ambos pueblos nos pusimos de acuerdo para organizar una manifestación. El principal instigador y entusiasta de ésta fue Antonio Silvera, que por entonces era maestro en el pueblo. La manifestación la organizamos frente al Ayuntamiento, creo recordar que tuvo lugar en Junio de 1981. Si no es así, alguno me corregirá. Gracias a las presiones de ambos pueblos, el Ayuntamiento cedió a nuestras peticiones, aunque conseguir la luz nos llevó unos meses más (bastantes), entre otras cosas porque las empresas de entonces alegaban no tener las suficientes cajas homologadas para todos los vecinos. Y no permitimos que hicieran las cosas a medias; o todos teníamos luz o ninguno.
Ahora con el tiempo, lo pienso y espero que esto de las cajas homologadas no fuera una excusa del Ayuntamiento para dilatar la cuestión en el tiempo, puesto que yo entonces era concejal del Ayuntamiento y además del grupo de gobierno, y había apoyado esa manifestación. Gracias a la unión del pueblo conseguimos algo importante para el bien común, y eso me hace sentir orgulloso de haber nacido y vivido aquí.
En fin, esto es, en mi humilde opinión y a grandes rasgos, lo que puedo aportar de mis vivencias en nuestro pueblo, tan castigado en muchas ocasiones desde fuera, pero siempre querido y defendido por sus vecinos, y también por algunos forasteros que han considerado a este pueblo su hogar, en algún momento de sus vidas.
Espero que les haya traído buenos recuerdos a muchos y a otros les haya servido para conocer un poco de la vida de entonces.
Muy buenas noches y a disfrutar de las fiestas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s