Pregón de Nazaret 2015

Pregón de las Fiestas de Nazaret
Nazaret  2015

POR HILARIA MACHÍNHilaria Machin

Buenas noches a todos y a todas

Siento un nudo en el estómago…y no sé si es por la emoción…por la responsabilidad que tengo hoy…o porque, simplemente, quiero salir corriendo… ¿O es que nadie se sorprendió cuando vio mi nombre en el programa de fiestas? Pues imagínense yo…

Sinceramente, cuando Dori me llamó para que diera el pistoletazo de salida a nuestras fiestas, pensé que era una broma…pero claro, al ver que insistía me di cuenta de que aquello iba en serio…Y ¿saben qué? La primera respuesta fue rotundamente ¡NO!…Siempre pensé que los pregoneros son personas que han hecho cosas importantes por su pueblo o que han participado de forma activa en la vida o desarrollo del mismo…Pero nada…después de mucho sopesarlo y alguna llamadita más de Dori… (Todo hay que decirlo)…Miren por dónde, ¡aquí estoy ocupando tan honorable lugar! Y de verdad, es un placer…o eso creo…Ya les contaré al final.

Dijo alguien una vez que en el pueblito de María se ven parcelas enarenadas, que lindan con la carretera y se expanden llanura a través, para crear campos fértiles donde no los había. La población nazarena presta gran atención a sus labores y evita que la tierra se malogre, quizá por eso sean ejemplo de creación de riqueza, pero no una riqueza cualquiera sino una equitativa de la que todos participan, forjando así una comunidad generosa, ayudándose unos a otros en mutua armonía con una admirable hermandad natural. Los enarenados son blanqueados por las casitas de Nazaret, destacándose sobre el riguroso luto de la tierra cubierta de lapilli, adornadas con geranios y buganvillas coloridas. Eso sí, siempre protegidos por nuestra Virgen de Nazaret, alojada en una pequeña y humilde ermita. ¡Este es mi pueblo y esta es mi gente!
En Nazaret nací, crecí y formé una familia, junto a los míos en Montaña Chica. Cuando miro atrás, sólo tengo recuerdos y vivencias felices.

Si me preguntan de qué momentos de las fiestas siento más añoranza, si les digo la verdad, son muchos. Cuando yo escuchaba a mi madre decir a mi padre: ¡Ya están pintando la ermita! ¡Hay que pintar la casa!.. Yo pensaba: ¡Ya están aquí las fiestas!!!! Y otro signo inequívoco era que mi madre nos compraba ropa nueva para lucirla durante los días festivos… ¡Era genial!!
De los primeros recuerdos que tengo era que siendo muy chinija me acoplaba con mis primas y otros jóvenes de Nazaret, que como no teníamos donde reunirnos, íbamos a la escuela vieja con un tocadiscos y montábamos nuestro propio guateque y también cuando se congregaban los jóvenes de entonces, yo les acompañaba para elaborar las banderitas, con las que engalanábamos el pueblo, con papel de seda primero, y más tarde las hacíamos de tela para que duraran muchos años.
Ante la falta de escenarios, teníamos varias sedes para la celebración de las fiestas… un tiempo fue una casa que tenía una gran era, propiedad de Dña. Rita, luego el
Restaurante La Barraca o el Restaurante El Oasis o la plaza de la propia ermita también fue testigo de nuestros encuentros. Como ven, lo de menos era el lugar. Allí compartíamos unos días festivos de lo más entretenidos. ¿Quién no recuerda la decoración de las banderitas con las hojas de palmera vistiendo el salón improvisado? …Es increíble que con tan poco se podía hacer tanto…Y para los más jóvenes que sepan que en aquellos tiempos íbamos casa por casa para pedir colaboración a todos los vecinos y vecinas, luego el día de la misa se leía ante todos los presentes la aportación de cada uno… ¡así no podía librarse nadie si no quería quedar mal ante los demás! Eso sí, después de que nuestro Agapito, siempre dispuesto, hiciera temblar el cielo con sus voladores para que todo el mundo supiera que este pueblo estaba de fiesta.

Tiempo después, con el esfuerzo de los abuelos de hoy se construyó parte de lo que hoy es el teleclub. Qué orgullo decirle a mis hijas que las manos de su abuelo ayudaron a levantar este centro. Mi padre, él también formó parte de la junta gestora que inició esta andadura…era el tesorero… ¡casi nada!! Siendo presidente Felo Brito, a quien quisiera dedicarle, con el permiso de tantos otros, una mención especial por su implicación y tesón para con este pueblo. Recuerdo también con mucha emoción que mi querida madre, como no había ningún menaje en el bar, aportó su granito de arena, trayendo parte de una vajilla que teníamos en casa. ¿Y cómo no? ¿Quién no probó los postres y tortillas de Teresa? Díganme un solo acto en el que ella no participara. Y de casta le viene al galgo porque cuando fui una joven hecha y derecha (todavía lo soy) formé parte de la directiva (bueno de varias) con compañeros ejemplares. En esa etapa tuvimos el honor y orgullo de inaugurar una obra que con tanto esfuerzo comenzaron los vecinos de este pueblo y que fueron concluidas, después, por el Ayuntamiento de Teguise.

Lo que menos faltaban eran ideas y proyectos, que por falta de presupuesto no llegaron a ver la luz, sin embargo aun así nos las ingeniábamos para que nuestras fiestas fueran las mejores…recuerdo que hasta una orquesta de La Palma tuvimos, ¡Los Tedy!! Aunque en honor a la verdad hay que decir que nuestras verbenas nunca tuvieron mucho éxito, pero, saben qué, yo las mantendría, no me imagino un baile sin nuestras parejas de siempre… sólo por ellos vale la pena.

Y por supuesto, no puedo dejar de nombrar a mis referentes de entonces… Alicia, Aurelia, Eloína, Elena… entre muchos otros…a los que nunca podré olvidar.

Dentro de la directiva, mi cometido consistía en organizar algunos actos, sobre todo, los que estaban relacionados con los chinijos, que me apasionaban. Las gimkanas… ¿se acuerdan? La de adultos y la de los niños. El playback que ensayaba mi hermana y mi prima, que hasta de otros pueblos nos invitaron a ir. O es que nadie recuerda a Nazaret, esa niña rubia preciosa imitando a Isabel Pantoja cantando a su madre o a Gloria Esther en la piel de Marta Sánchez… o a mi hermana y a mi prima Carmen Rosa haciendo la versión moderna de “Mi Carro me lo robaron” de Manolo Escobar. ¡Era increíble el éxito que tenían!!! Es muy grato rememorar aquellos días, viendo a todos los niños y niñas de este pueblo participando en todo lo que organizábamos. ¡Y mírenlos hoy!! ¡Qué mayor me hacen sentir!! Aunque al mismo tiempo me enorgullece pensar que coadyuvé a forjarles una infancia un poquito más feliz.
Y todo esto fue el inicio de mi trabajo dedicado a la animación infantil y juvenil por todos los pueblos de Teguise, con proyectos de dinamización y campamentos de verano, durante muchos años, sin duda la experiencia laboral más gratificante que he tenido. No sé si por aquel entonces existía un municipio que se preocupara tanto por los chinijos y los no tan chinijos.

Gracias a las fiestas, los que vivimos aquí, experimentamos por unos días, que el pueblo se ilumina y, en cierto modo, se rehace. Y aquellos que un día se fueron, puedan volver y encontrar a su regreso, sus raíces, caras amigas, los olores familiares…La fiesta es un espacio para el reencuentro, para el rejuvenecimiento, para la nostalgia, y sobre todo, para las ilusiones que cada año se renuevan. Así que les tengo que pedir un favor, que cuando se vean, salúdense como si fuera la primera vez que se ven, bailen, rían, déjense llevar por la música y rompamos la monotonía del resto del año. Un pueblo que sabe divertirse en paz y armonía, es un pueblo rico y sabio.

Deseo que estos festejos sean los mejores de su vida, como un día lo fueron para mí. Que graben en su memoria cada instante y transmitamos a las futuras generaciones y a las que vienen en camino, nuestras tradiciones, y que sí, que son unas fiestas modestas, pero eso no quita que sean dignas de recordar. No perdamos la esencia como pueblo, eso nos hace diferentes. No olvidemos lo que somos, de dónde venimos y hacia dónde queremos ir.

Y con su permiso, antes de acabar este pregón, quiero recordar, con mucho cariño, a todos esos vecinos y vecinas que compartieron con nosotros fiestas pasadas y que hoy nos estarán viendo desde el palco de honor, ahí arriba.

Para mí, la vida no es otra cosa que una historia de encuentros, reencuentros y despedidas…así que no perdamos más tiempo…

Gente es momento de honrar a nuestra Virgen de Nazaret. Como saben pregón quiere decir anunciar, difundir, notificar la buena nueva de fiestas y alegría, en este caso, hoy 31 de julio de 2015 he tenido el honor de hacerlo yo.

Enhorabuena a la Directiva por su labor y gracias por su tiempo.

¡¡Sean felices y que viva la Virgen de Nazaret!!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s