Pregón de Las Nieves 1978

Pregón de las Fiestas de Las Nieves
La Montaña 1978

Por JOSÉ CABRERA VÉLEZErmita_de_las_Nieves

Hombres de las islas. Habitantes todos de Lanzarote.

Voy a pregonar las fiestas agosteñas de Teguise, las de la Virgen de Las Nieves. Hacer calor, pero voy a hablar de la frescura de una fe y una devoción. Están los días manchados de sangre ideológica y de luchas reivindicativas, pero aquí estoy para pregonar la candidez y la albura de unas fiestas ancestrales, que apenas tienen parangón en la piel salobre de nuestras islas. Escuchadme:

“Si alguna vez me perdiera – nos decía el Doctoral del Cabildo catedralicio de Las Palmas- buscadme, por favor, en Teguise”. Y tenía razón el bueno de Don Tomás.

Teguise es una ciudad antigua, con sus calles llenas de evocaciones, con sus conventos legendarios casi en ruinas, con su airoso castillo de Guanapay. Castillo del que ha dicho el poeta Ignacio Quintana, que “es como el escudo de la villa”.Cuando en Lanzarote se nombra así, si epítetos, la villa, se entiende enseguida Teguise, LA Villa en Lanzarote es nombre propio, se escribe sin más, según los gramáticos, con mayúscula.

Teguise tiene la mitad de su vida pegada a la historia. Aquí parece que el tiempo se ha detenido, se ha eternizado. Teguise resume historia por los cuatro lados de la rosa de sus vientos, con sus abiertas calles en olor de batallas berberiscas, sus viejos caserones señoriales, sus conventos. ¿Cuántos conventos tiene Teguise?. En Teguise comienza y termina la verdadera historia de la Conquista del Archipiélago. Desde que Maciot de Bethencourt ñla fundara –¡ oh el amor que todo lo enseñorea y difumina! Para perpetua memoria de su esposa; aquella guapetona moza indígena, hija del rey Guadarfía, Teguise ha presidido los principales acontecimientos de la isla de los volcanes. Por algo a Teguise Dios la ha colocado en el epicentro de Lanzarote.

Teguise es un viejo libro miniado, donde se encierran las viejas leyendas del Archipiélago, donde se ocultan los romances y los quehaceres de unas islas niñas, donde el viejo decir picante de tanta historia se arca antigua donde se conservan.

“Si alguna vez me perdiera, buscadme, por favor, relicario e historia – cada agosto que viene y pasa, saca la médula de su leyenda, la roca donde cimenta su alteza, esta devoción y ensueño a la Virgen de las Nieves.

¿Que de dónde arribó este culto a la Virgen de las Nieves – tan querida en las islas- a la Villa de Teguise? Altos acantilados te miran. Filos que cercenan la llanura. “Malpaises” donde la palmera es oración y ofrenda. Contrapunto en esta desolación lávica de engranaje de siglos.

Pero escuchemos la historia: Es sencilla como el balbucear de un niño y profunda, llena de fe como el mismo corazón del hombre.

“Apacentando sus ganados por aquellas selvas un partocico (inocente era, pues mereció tal dicha), (se) le apareció Nta. Sra. De las Nieves, título y abvocación que la declaró ella misma, mandándole dixesse a los Párrocos y Mayores del pueblo era voluntad suya se le fabricase casa en aquella colina… El feliz embaxador partió luego a hacer fielmente embaxada, dexando el ganado al cuidado de la que se ofreció en su guarda… Hizo luego edificar la iglesia, que permanece hasta ahora en aquel alto, y es camino a otros lugares de aquella isla, y está como dos millas distante de la principal población.

Así nos dice el Manuscrito de Diego Henríquez, que se conserva en la Casa de Colón. Y todo fue por la declaración de Luís Alonso, guarda de la Vega de los Valles, que atestigua y certifica “Antonio de Braga, Noto Paco, en ese documento que posee don José Fajardo Morales. Que en “diecinueve de febrero de mis siento y setenta y seis” oyera las súplicas de la Señora: “¿No hay algún christiano que alce la casa de la Virgen Santísima de las Nieves”.

Y no es que soñara Luís Alonso ni que le inspirase al verlo sus peticiones y apariciones : “El dhe Luís Alonso – nos dirá Luís Rodríguez Fleytas, “en veinte y dos días del mes de febrero de mill y seisentos y setenta y seis años”, ante “su Mcd. El Sr bicario: Lizdo D. Antonio Correa de Vasconceios Vns Bonifacio y Vicario de esta isla” – es, hombre de toda verdad, y que no obstanteal ser como es muy pobre se halla bien y con toda puntualidad y fidelidad y nos a oydo ni entendido sea binoso, fabuloso ni padezca otros defectos”.

Lo cierto es, señores, que desde esos días, recien hecha la historia de Canarias, la devoción a la Virgen de las Nieves ha calado hondo, muy hondo, en la isla de los volcanes.

Y hoy, siglo XX, años postconciliares y españoles, lanzaroteños y de Teguise, tienen un valedor único. Nos referimos a don José Fajardo Morales. Que en “ dies y nueve expárroco – ¿durante cuántos años regentó la parroquia? – de la villa, propulsor actual y capellán mayor de la Virgen, que rinde su pleitesía y su amor, su devoción sincera a la Reina y Señora de los cristianos en esta lanzaroteño y universal advocación mariana de la Virgen de las Nieves: Yo he pensado alguna vez, si a la hora de su muerte, no habría que enterrarle allí, en la ermita, junto a la imagen bendita de la Virgen, donde el ha enterrado su corazón y su vida y su juventud y sus años, sus ensueños y sus esperanzas.

En estas fiestas, por sus orígenes y su desarrollo, por sus viejas celebraciones y sus actuales modos, es una fiesta estrictamente religiosa. Es la fiesta de nuestra madre y de sus hijos de Lanzarote, sin hojarascas feriantes, sin trapisondas externas. Sólo el folklore y el amor la hacen única. Es una avalancha de gente, de fieles que quieren unirse a Dios por la Virgen de las Nieves. Por algo es la “Primae Mariae Canarienesis”: la primera devoción a la Virgen implantada en al Archipiélago.

Señores: Ya está lanzado el pregón; ya está hecha la convocatoria. Teguise, la histórica, la novia del viento en sus llanuras, la preñada de leyendas y faustos, la que evoca páginas de gloria en cada una de sus calles, la que quería para su pérdida y encuentro nuestro Doctoral catedralicio, te espera, Bien vale que vayamos a la ermita, a la Villa. Seremos testigos de una de las fiestas más populares, más religiosas, mas históricas de las siete islas. Sentiremos más de cerca la presencia de Cristo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s