Pregón de Las Nieves 1973

Pregón de las Fiestas de Las Nieves
La Montaña 1973

Por:  DOMINGO VALENCIANO DEL CASTILLODomingo Valenciano del Castillo-1

(Leído y retrasmitido por la emisora cultural radio ECCA, desde sus estudios en Las Palmas de Gran Canaria)

El pregón es en su frase inicial, en su expresión primera humilde y encendida súplica, ardiente plegaria.

¡Virgen de las Nieves, la del Monte Esquilino, Santa María la mayor, te contemplo en dilatado círculo eclesial, con liturgia de continentes y naciones. Fiesta doble mayor en añosa epacta extinta; liturgia hoy de memoria libre en el renovado calendario: Hazme digno de alabarte Virgen sagrada!

¡Virgen de las Nieves, la de las islas Canarias, multilocada en santuarios y ermitas. Desde la sombra del Dedo de Dios hasta la víscera enamorada de la Isla Corazón. Nieve de contornos hispanos en geografía africana: Hazme digno de alabarte Virgen Sagrada!

¡Virgen de las Nieves, la de Lanzarote para quien es el pregón, para quien es esta loa. Virgen lanzaroteño la de la montaña de Teguise puesta por Dios, desde el elba de nuestra historia insular en las estribaciones del macizo de Famara: Hazme digno de alabarte Virgen Sagrada!

Y en este proemio suplicante está delineando el pregón. Como en las categorías de los seres encontramos el género, la especie, el individuo, así en lo ontología religiosa de la Virgen de las Nieves en la estructura de esta biología espiritual mariana contemplo tres amplios círculos, tres dimensiones. La Virgen originaria de esta advocación, la de la Roma, la del Papa Liberio, la de los lienzos de Murillo. La Virgen de las Nieves que en Canarias tuvo una fisonomía devoción, la Virgen de las Nieves de Lanzarote con sus notas individuantes, las típicas de este culto de la Isla de los Volcanes a la madre de Dios.

La Virgen de las Nieves del monte esquilino.

Es tradición. Y siempre la tradición tiene una génesis incierta y nubilosa. Pero vale la pena la afirmación del políglota Marcelino Menéndez Pelayo refiriendose a tradiciones religiosas españolas: Benditas tradiciones que fueron capaces de engendrar y nutrir la corriente espiritual de muchas generaciones hasta dar una fisonomía peculiar a la religiosidad de los pueblos.

Y la tradición de la Virgen de las Nieves se remonta al año 367. Aquel noble hacendado romano Juan Patricio y su esposa que deliberan sobre la manera de distribuir sus grandes riquezas. No tienen Hijos. Y en sueños, a uno y otro, donde encontrarán una capa de nieve, levanten un santuario en su honor. También el Pontificio Liberio tuvo igual visión. Y al día siguiente en la calenda del cinco de Agosto, cuando los calores en Roma son más fuertes, es la estación estival, se organiza aquella procesión que inmortalizara Murillo en los dos cuadros que vemos en el Museo del Prado. Al llegar al monte señalado por la aparición, ante el asombro del pueblo, de eclesiásticos, de aquel noble matrimonio y el Pontífice, contemplan nevada la cumbre del Esquilino.

Nuestro Bartolomé Carrasco el ilustre vate grancanario recogió y cantó en el siglo XVII, con sonoras octava rima, este hecho legendario y extraño en su obra “Templo militante”

Mi santa voluntad, alma cristiana,
. es que un sagrado templo me fabriques,
pues yo soy tu herencia soberana,
en esto quiero que me glorifiques:
madrugada al resplandor de la mañana,
para que del lugar te certifique
que es el que en Esquilino celebrado
con alfombras de nieve está adornado.

****** ****** ******

Llega al Sacromonte, ven la nieve
que del templo señala en él la planta,
y el sitio acomodado que se debe
con devota oración sagrada y breve,
la vista al cielo el gran pastor levanta,
y todos puesta en tierra la rodilla,
celebran la estupenda maravilla.

****** ****** ******

Llámose de las nieves, porque tuvo
la nieve por señal, la iglesia bella;
llamose de Liberio, porque anduvo
este pastor solitario en hacerla,
Llamose del pesebre, porque estuvo
el de Belén depositado en ella,
y al fin por ser la de más alta fama
Santa María la Mayor se llama.

Este es el templo romano de Santa María la Mayor, el primero en honor de Nuestra Señora de Las Nieves. Allí acudían los Pontífices para celebrar la misa de media noche en la Santa Navidad, pues en ella se encuentra la reliquia del Pesebre donde naciera el Salvador del mundo. Esta Basílica estacional tiene muchos recuerdos españoles. Nuestros reyes la honraron con esplendidos regalos. Las primicias del oro traído de América por Colón adornan el primer templo de la madre de Dios. En el atrio está la estatua de uno de nuestros monarcas. Y en el coro de Santa María la Mayor un canónigo español canta perpetuamente la Liturgia de las horas.

Y en esta contemplación genérica de la Virgen de las Nieves encontramos los primeros vestigios de las devociones litúrgicas y populares a la Santísima Virgen María, Madre de Dios y de los hombres. De ellas dijo el Vaticano II: “y, ciertamente desde los tiempos más antiguos , la Santísima la Virgen María es venerada con el título de Madre de Dios, a cuyo amparo los fieles suplicanres se acogen a todos sus peligros y necesidades… Este culto, tal como existió siempre en la Iglesia, a pesar de ser enteramente singular, se distingue esencialmente del culto de adoración tributado al verbo encarnado, lo mismo que al Padre y al Espíritu Santo, y lo favorece eficazmente ya que las diversas formas de piedad hacía la Madre de Dios que la Iglesia ha venido aprobando dentro de la doctrina sana y ortodoxa, de acuerdo con las condiciones de tiempos y lugares y teniendo en cuenta el temperamento y manera de ser de los fieles, hacen que al ser honrada la Madre de Dios, el Hijo sea mejor conocido, amado, glorificado, y que, a la vez, sean mejor cumplidos sus mandamientos”.

“El Santo Concilio enseña de propósito esta doctrina católica y amonesta a la vez a todos los hijos de la Iglesia que fomen-con generosidad el culto de la Santísima Virgen, particularmente el litúrgico; que estimen en mucho las practicas y los ejercicios de piedad hacia ella recomendados por el Magisterio en el curso de los siglos y que se observen escrupulosamente, cuanto en tiempos pasados fue decretando acerca del culto a las imágenes de Cristo, de la Santísima Virgen y los santos” ( L.G. núm. 66.67).

El “de colores en el Pilar”

El Papa ha dicho: “El éxito renovador del Año Santo dependerá de la ayuda superlativa de la Virgen”. Y entre prácticas penitenciales, propias del año Santo señala el Romano Pontífice: 1ª peregrinación. “La peregrinación, que en la tradición autentica de la ascética cristiana ha sido siempre realizada por motivos de piedad y expansión. Incluso hoy la peregrinación puede inspirarse en dichos móviles bien se realice en las formas más semejantes a las de los antiguos romeros, o bien se utilicen los modernos medios de comunicación…Es necesario que la peregrinación esté acompañada, además de la oración y penitencia, también del ejercicio de la caridad fraterna, que es clara demostración del amor de Dios, y debe expresarse en obras de misericordia espiritual y temporal…Hacemos votos para que la práctica de la Peregrinación se realice en todas las iglesias locales, en las catedrales o en los santuarios diocesanos y nacionales, como etapas intermedias para converger, finalmente en el año 1.975, en Roma centro visible de la Iglesia Universal”.

Pues bien. Las calendas festivas de la Virgen de las Nieves de Lanzarote y de Canarias son, este año, las primeras jornadas peregrinantes que en Roma, en una de las iglesias estacionales de antiguas peregrinaciones tendrá escalón glorioso en nuestra Señora de las Nieves de Santa María la Mayor.

Nuestra Señora de las Nieves en Canarias

En lo que denominamos “especifico” en la advocación de la Virgen de las Nieves.

Porque en Canarias el culto a este título de la Virgen ha adquirido rasgos propios. Son tan numerosas sus ermitas y santuarios. Se ha extendido tanto el nombre de María de las Nieves entre las madres, hijas y hermanas canarias. Los “hábitos” de las Nieves; las promesas y exvotos. Las Bajadas. Las Bajadas y el baile de rama. Las retretas. El folclore en torno de ellas. Todo ha adquirido unas proporciones que puede comprobarse que la Virgen va casi pareja con los dos títulos de prominencia canaria Nuestra Señora de Candelaria y Nuestra Señora del Pino.

Agaete, en umbría del bosque de Tamadaba y con horizontes infinitos de mar entre el Roque de Antegafo y el Roque Partido que Frailesco denominada Dedo de Dios, ostenta su puerto de las Nieves. Allí, desde el siglo XV la ermita a la Virgen de las Nieves que dejara Don. Alonso Fernández de Lugo, quien le había de llevar más tarde esta devoción a la Isla de La Palma. Acrecentado el culto en el Puerto y en la Villa por Antón Cerezo, en el siglo XVI con el tríptico flamenco, cuya tabla central es la Virgen y el niño. Formidables tablas pictóricas, descubiertas en sus originales ocultos, hace unos años por el sacerdote Licdo. Dn. Teodoro Rodríguez y Rodríguez, restaurado por el equipo de la Dirección General de Bellas Artes.

Lomo Magullo, en la ciudad de Telde, pueblo de acendrada religiosidad canaria se postra desde el orto de su historia rural ante la Viegen de las Nieves. devoción llevada allí, muy probablemente, por los padres dominicos del extinguido convento de Nuestra Señora de las Nieves de la Villa Episcopal de Aguijes fundado en 1.681.

Marzagán, pueblo entre dos ciudades, perteneciente a la parroquia de Jinamar. Entre su higueras y cultivos está la Virgen Blanca de las Nieves del siglo XVIII.

El Palamar de Teror, pueblo que se enorgullece, como todos los aledaños e hijos de la Villa de la Virgen, de ser el santuario elegido por Nuestra Señora del Pino, pero que desde las últimas semanas de Julio hasta mediados de Agosto honra a la Virgen de las Nieves su patrona con original romería y un programa repleto de actos marianos populares.

La Isla de San Miguel de La Palma corona su grandeza con la reina de los cielos, nuestra Señora de las Nieves patrona de la Isla. Tiene eco de archipiélago y resonancias nacionales y turísticas las fiestas de la patrona y madre de los palmeros. La Virgen de las Nieves de la Isla de La Palma reaparece con una nueva presencia en sus Fiestas Lustradas. Son ornatos de la misma las “Fiestas de Arte”, “la danza de los Enanos”, “Las Loas” y “Los Romances”.

Por esto decíamos que la Virgen de las Nieves es también canaria. Las fiestas de Agosto hacen estremecer al archipiélago con horas de expectación con la guitarra afinada, el cacareo del timple, las charangas populares es, los cantos de peregrinos y devotos. Son calendas de emoción y de fe, de confianza y de amor, de plegarias y lagrimas. Los corozales canarios rezan a la Virgen de las Nieves.

La Virgen de las Nieves de Lanzarote

El amor canta, es verdad. Y el amor diciéndose siempre no se repite jamás. Pero la estrofa engendrada en el amor puede no ser exacta. Hiperbólico. Exagerada.

Y es que consideramos la Virgen de las Nieves de Lanzarote con caracteres de singularidad, únicos, individuantes. Por eso no me atrevo a afirmar ni negar. Considero e invito a la consideración y al estudio, existen documentos precisos ¿Se podría llegar a una afirmación con garantía de crítica histórica?.

Lo individualmente de la Virgen de la Montaña de Lanzarote es su Aparición. La devoción de la Virgen de las Nieves no fue llevada a la isla. Fue ella la que dio su nombre en aquel lugar. No decimos que la imagen apareció. La imagen es del siglo XVIII.

(En la segunda parte de nuestro pregón enumerábamos) conocemos las distintas localidades de Canarias donde se venera la Virgen de las Nieves. en todos esos lugares encontramos que “La imagen fue llevada”. “Que comenzó el culto con…” Incluso la de Agaete y la de La Palma. La Virgen de las Nieves de Lanzarote es aparecida en La Montaña. ¿ Puede considerarse histórica su Presencia en las estribaciones del macizo de Famara?. Escucharemos.

Fray Diego Henríquez O.F.M. escribe en 1713 en su manuscrito ”Verdadera fortuna de las Canarias y breve noticia de la milagrosa imagen de Nuestra Señora del Pino de Gran Canaria”. (Nada decimos de la biografía de este religioso franciscano; es fácil conocerla. Tampoco de su manuscrito conservado en el Brithis Museum de Londres, una copia del cual se conserva en nuestra Casa de Colón. En el encontramos lo siguiente al hablar de Lanzarote).

“Fue pues la isla de Lanzarote de las de Canaria la primera conquistada por los católicos, que según parece de los escritos antiguos fue el año del nacimiento de nuestro Redentor de mil cuatrocientos veinte y siete. Enseñaron luego en ella a aquellos infieles la fe católica siente religiosos de mi religión seráfica que en compañía de los primeros conquistadores vinieron para este fin, según consta de los anales e historia de aquel tiempo, quedándose allí en un hospicio, por no haber otros ministros que administrasen a los fieles, ni más comodidad por entonces.

Algún tiempo después, apacentando su ganado por aquella selva, un pastorcito (inocente era, pues mereció tal dicha) se le apareció Nuestra Señora de las Nieves, título y advocación que le declaró ella misma mandándole dixise a los párrocos y mayores del pueblo era voluntad suya se le fabricase casa en aquella colina. El feliz embajador partió luego a hacer fielmente su embajada, dejando el ganado al cuidado de la que se ofreció en su guarda. Dio la noticia según se le mandó. Y la devoción cristiana que en cultos de la universal patrona y abogada nuestra ni necesita ni aguarda muchas instancias no sufriendo dilaciones, corrió apresurada a reconocer el puesto que les mostró el pastorcito y, agradecida a la gran merced, hizo luego edificar la iglesia a que pertenece hasta ahora en aquel alto que señorea el mar y es camino a otros lugares de aquella isla, y está como dos millas distante de la principal población”.

Hasta aquí la narración que dejamos al juicio de los críticos. En cuanto a la imagen dice Fray Diego Henríquez: “Hállanse de presente y de muchos años a esta parte en este santo templo dos imágenes de Nuestra Señora de la misma advocación de las Nieves y cuasi de la misma estatura de una vara de alto, poco menos. La una es de escultura y la otra es de vestir; sin que aiga noticia o tradición alguna que pueda a firmar si alguna de las dos o cual de ellas sea la que apareció al pastorcito en el collado, cuando mandó se le hiciese allí la iglesia. Y si de esto hubo algunos escritos para perpetuar memoria de este milagro que no es de creer fuera la omisión tan crasa, que dejara de hacerlo. Es fácil el persuadirnos que en la invasión de los turcos que padeció aquella isla el año de mil seiscientos y diez y ocho perecieron; pues saquearon la isla llevándose a Árgel cautivos casi todos sus habitadores menos algunos que la armada de España prevenida con el aviso, les quitó en el estrecho….”

Hasta aquí el manuscrito. Antes de continuar con el estudio de otro valioso manuscrito autentico en torno a la presencia de la Virgen de las Nieves en La Montaña, permitidme una expansión sincera ante este acontecimiento. El corazón, el alma se siente arrastrada, enamorada, extasiada.

“¡Isla de Lanzarote la de los cien volcanes. En tu cumbre está la montaña, la elevación más alta de tu personalidad insular!. ¡La Montaña! Así sin apellido. Porque hay otras montañas: Montaña Quemada, Montaña Blanca, Montaña de Los Helechos. Esta se adjetiva a si misma. Decir La Montaña en Lanzarote se entiende que es esta. Y en ella su cresta las Peñas del Chachi, casi mil metros de altitud, con nubes perennes. “Dios habitará en la nube”, Advierte el verso bíblico. Y La Montaña se vuelve hacia el poniente por el abrupto macizo de Famara. Y hacia el naciente por los valles poéticos de Tabayesco, el Chafarí de aguas frescas y el Valle del palomo. Y hacia el Norte, Haría el Valle de las diez mil palmeras. El sur son las estribaciones, las Laderas, aquellas selvas de otros tiempos que dice Fray Diego Henríquez” allí apareció la Virgen.

¡Montaña de Lanzarote, acantilado macizo de Famara. Cuantos recuerdos encierra tu cumbre. Vigía oteante de los mares que circundan la norteña geografía insular. Montaña de Lanzarote, tu nos podías contar, porque eres testigo con milenios de vida, de cataclismos prehistóricos. Frente a ti, por el Septentrión, está La Corona el volcán cuyo parto lávico riginó la cueva de Los Verdes, Los Jameos del Agua y el Malpaís Lunar, patrimonio precioso, inalienable intransferible del Municipio de Haría. Volcán de la Corona que con los contemporáneos de La Quemada de Orzola y Guanapay, nos dicen los geólogos, vulcanólogos y espeleólogos que tienen cuatro mil años de existencia, es decir de la época del Patriarca Abrahán. También oíste desde tu altura los estremecimientos cismicos del Sur de la isla: Timanfaya, Tinguatón en los siglos XVIII y XIX, y oiste el llanto de sus gentes que llegaron con su Santa Catalina, que llegaron hasta tus pies en Los Valles de Arriba y de Abajo.

Montaña de Lanzarote, si historiaras epopeyas, te escucharíamos embelesados la llegada de Dn Juan de Bethencourt, de Gadifer de la Salle y de los capellanes Leverrier y Bontier, a principios del siglo XV. Nos dice Viera y Clavijo se retiraban a tu sombra norteña a la ensenada de la Isla de La Graciosa, desde el Rubicón de San Marcial para descansar y que allí escribieron el catecismo que se conserva en un museo portugués, con el que enseñaron la doctrina de la fe a los indígenas.

Montaña de Lanzarote, te acuerdas cuando viste penetrar tu horizonte de azul y de oro marino, unas vísperas de San Juan, las naves de la flota que desde esta isla partieron para las isletas de Gran Canaria, y llegaron a ella en el alto del día del precursor, llevando a Dn Juan Rejón, al Dean del Rubicón Dn Juan Bermudez y al Alferez Dn. Alonso Jaimes de Soto Mayor en 1.478?.

Montaña de Lanzarote: Cuéntanos, cuéntanos cosas. Queremos oirte a sola. La que pregonamos. La de la Virgen de Las Nieves. tu sola sabes al día y la hora cuando en tu falda, en tus lomas, vino una o varias veces la Madre del Hijo de Dios.

Y vamos a finalizar nuestro Pregón con el segundo hecho en torno a la presencia de la Virgen de las Nieves, es de la que hay constancia fidedigna en un acta notarial auténtica encontrada hace unos años. Simplemente la transcribimos.

“En la Villa de Teguise de esta isla de Lanzarote a diez y nueve de Febrero del año mil seiscientos setenta y seis años, Luis Alonso, vecino de esta isla, en cumplimento del Auto antecedente, ante el señor Vicario pareció hacer la declaración que por él se le manda del cual estando presente su merced, recibió juramento en forma, según derecho del cargo, del cual prometió decir verdad, y preguntado que voces son las que dicen oyó y que contenían, hacia que parte y a que hora las oyó, dijo: Que hace quince días, poco más o menos a lo que se quiere acordar, estando este que declara en La Vega de Los Valles, de donde es guarda, saliendo a recorrer dicha Vega. Entre once y doce de la noche, por si acaso, se habían entrado en ella, algunos ganados, a comerse los sembrados, recogiéndose de hacer esta diligencia, oyó una voz como clamorosa que decía estas palabras: No hay algún buen cristiano que alce la casa de la Virgen de Las Nieves. a las cuales voces se levantó de su cama, que ya estaba acostado, cuando se dijeron y abrió la puerta de la casa, en donde se recogen, que no hay otra en aquella vega, y viendo que no parecía nadie, se volvió a recoger, que de allí a otras dos noches, que se siguieron a la misma hora poco más o menos, oyó repetir las mismas palabras, en la misma voz y clamor que lleva declarado, y que este que declara de hacerla, concibió en su corazón y animo tan deseo de que se pusiese examen a lo dicho por dicha voz, que si con su mano él pudiera y hubiera caudal con que poder luego al mismo punto levantar la ermita de Nuestra Señora de Las Nieves, no lo dilatara, y que esto se lo había dicho a algunas personas, y lo que pasó y no otra cosa, y que debajo del mismo juramento que ha hecho y en su caso que sea necesario declara como el año que entró en esta isla la langosta última, casando este que declara para el Valle de Haría y cociéndolo la noche junto a la Ermita de Nuestra Señora de las Nieves, que está en medio del camino, teniendo pasar adelante, pues era tarde se quedó a dormir en una casilla que estaba junto a dicha ermita y a la madrugada habiéndose levantado de dormir y estando sentado esperando a que aclarara el día para hacer su camino, oyó una voz que clara y distintamente dijo estas palabras: Agua no les faltará más no las han de gozar pues no quieren enmendar. Las cuales palabras se repitieron tres veces por el aire haciéndose un ruido en él como lo suelen hacer un gran bando de palomas cuando pasan y que la tercera vez que lo, oyó repetir le dio grima y vio aquel año que hubo muy lindas aguas y famosa sementera y que después entró la langosta y las asoló”.

Por eso repetimos desde el exordio de nuestro pregón: que la Virgen de las Nieves de Lanzarote, en la Montaña de Teguise, tiene una imprenta peculiar, la de su Presencia, la de una, al parecer histórica, Aparición.

Llega la calenda del cinco de Agosto. Los hogares lanzaroteño se abrirán con el canto de los gallos para caminar hacia La Montaña. Nosotros abriremos nuestras puertas, cubriremos nuestros caminos y carreteras. Somos generaciones que transmite la fe de nuestros mayores. En estas fiestas le hablaremos a la Virgen de las Nieves de la situación de la humanidad y de la iglesia. La Virgen está hoy más cerca de nosotros que nunca decía Juan XXXIII. Y este año, en que por vez primera tendrá lugar la ceremonia de la Bajada de la Virgen desde su Causaría al trono procesional, el abrazo materno de la Señora será más cálido, más íntimo, más próximo.

Pueblos lanzaroteños alzaos sobre las puntas de vuestros pies y mirad a la Montaña. Poned las manos sobre vuestros ojos para columbrar mejor las coruscaciones irradiantes de la Virgen de las Nieves. El macizo de Famara, Las Peñas del Chachi son el sabor lanzaroteño. Que bien se está allí. Pueblos lanzaroteño; Yaiza lejana, con azul verde del Golfo, blancura de salinas y rojo de Montañas de Fuego: Mira. Tinajo, sabedor de una historia de la Virgen que en tu suelo es reina de los volcanes porque detuvo la lava en las erupciones del siglo XVIII: Contempla. Tías, estática en visiones de mar y agitada en promociones turísticas: Fíjate. San Bartolomé, atormentado por el viento, pero firme en religiosidad y espíritu de trabajo: Atiende. Teguise, muy noble y señorial Villa, parroquia matriz a cuyos clérigos llegó el mensaje de la Virgen de las Nieves: Recréate. Guatiza y Mala, pueblos hermanados e identificados, sin estridencias limítrofes: Ved. Isla de La Graciosa, tan lanzaroteño, como noble y pesquera en sus hombres, recatada, bella y austera en sus mujeres: Saltad el Río, subid el Risco. Haría, la vestal adoradora de la divinidad que con entrañas de volcanes milenarias fabricó Cueva de Los Verdes y sus Jameos del Agua: Columbra al vigía que te guarda. Arrecife, ciudad única de isla impar, plena de navegación con preludios de llegadas y arribos internacionales: Embelésate.

Pueblos lanzaroteño hagamos plegaria en instante: Virgen de las Nieves: Estos son: vienen a ti. Hijos e hijas tuyos. Nos engendrasteis madre de la Iglesia, corredentora de tu Hijo, único salvador de la humanidad a la vida de la gracia y palpita en nosotros la fe, la esperanza, y da amor Continua, educadora, nutriendo estos valores transcendentales que darán sentido y clave a nuestros afanes humanos y a nuestros cálculos temporales. Enseñadnos que estas rutas del vivir terreno, llamas cálculos, escarpadas otras, fáciles o difíciles, peregrinan, en caminar escatológico, hacia Dios y hacia ti.

Pueblos lanzaroteño, dentro de unos años nuestros hijo, nuestros nietos, otra generación recorrerá nuestras veredas y tendrá sus palabras era la Virgen de la Montaña. Y ella allí siempre, como la Montaña, como el Macizo de Famara, Continuará siendo la fuente de una sana y robusta religiosidad, el polo de todos los espíritus, el firme sostén de nuestra existencia. La Virgen de las Nieves de Lanzarote es y será para los lanzaroteño y para todos los peregrinos lejanos lo que dijo el Concilio Vaticano II: Signo de esperanza cierta y de consuelo para el pueblo que peregrina hacia Dios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s