Pregón del Cristo de Las Aguas 2014 (Guatiza)

Pregón de las Fiestas del Cristo de Las Aguas
Guatiza 2014

 
Por:  JUAN BRITO MARTÍNJuan Brito

Buenas tardes Señoras y Señores, en general a todos los vecinos de este dignísimo pueblo de Guatiza, y les desea este joven admirador y pregonero de esta plegaria unas felices, culturales y divertidas fiestas del Cristo de las Aguas.

Buenas tardes estimadas autoridades aquí presente, también un especial y cordial saludo al señor Vicario Don Hipólito Cabrera.

Así mismo al Señor Párroco de esta diócesis Don José Benito, y cómo no con todos mis respetos a los Señores profesores Doña Raquel Reyes y Don Miguel Ángel Sosa, por haberme invitado a un segundo encuentro de dos viejos conocidos que fueron vecinos y uno se distanció del otro sin despedirse debiéndole tantos favores como le debía. Señoras y Señores, permítanme que salude a este viejo amigo que hace años que no lo veo ni hablo con él.

Así pues, buenas tardes Santísimo y venerable Cristo de las Aguas, aunque no estás presente sé que me escuchas y me ves desde tu divino trono, quiero decirte que no tengo ni encuentro palabras ni sé cómo empezar este segundo reencuentro contigo, sabiendo que hace tantos años tuvimos el primero.

Pero antes de hablar de ti y de mí, y de conocer tu obra, tu historia y tu divina presencia entre nosotros quiero decirte que yo fui un arribado como tú a aquel maravilloso lugar del Riadero por donde tú pisaste tierra con ayuda de un valeroso pastor de aquella zona, donde yo viví muchos años con mi esposa y nuestros nueve hijos y siempre parábamos en tu puerta pidiéndote alivio para uno de nuestros hijos enfermo, y asi, entre idas y venidas a médicos, farmacias y visitas a tu templo, transcurrieron siete años, hasta que por fin sanó y creció junto con los demás hermanos, donde algunos cumplieron los años de adultos y otros las edades de enamorarse, puesto que aquí, en este maravilloso pueblo de Guatiza, encontraron sus mitades con quien compartir sus vidas y aquí, a la rivera de esta gran vega, han seguido sus descendientes.

Pero volviendo a tu arribada y a aquel valiente pastor que un día de mucho calor llevó su ganado a sostear a los riscos salientes del Riadero, y mirando el devenir de las olas le pareció que en la superficie de aquellas aguas flotaba algo parecido a un cuerpo humano, por lo que, clavando el rejucho de su lata en la tal i sea de un picacho como señal de regreso, se lanzó a las reventonas aguas del Riadero y te puso en tierra firme. Aquel curtido profesional del pastoreo regresó a su pueblo con su ganado y contigo a cuestas, presentándote a los vecinos de Guatiza como un importante jallo.

Como es natural, la noticia de tu extraordinaria aparición muy pronto la supieron todos los habitantes de aquella pequeña comunidad de guaticeros y la casa de aquel buen pastor se convirtió en un lugar de visita obligada, pues todos querían ver al Cristo náufrago del Riadero.

La Vega de Guatiza como todas las vegas que hay en Lanzarote su forma de agricultura es almacenar el agua de lluvia en grandes cantidades para las cosechas venideras. Esta Vega de Guatiza que contiene 80 fanegas de tierra en un solo cuerpo era la más fértil de las 11 que se extienden a lo largo de la isla, ya que recoge las aguas abonadas de un extenso territorio, extendidos en los mejores campos pastoriles de toda Lanzarote como los altos de Las Nieves, las faldas de Los Valles, los llanos de Teseguite y todos los tesos de Manguia y el Barichuelo donde pastaban antiguamente los numerosos ganados de castrados, propiedad de Sancho de Herrera el Viejo Señor de Lanzarote y Fuerteventura.

En aquellos años, la isla de Lanzarote venía padeciendo grandes sequías en las estaciones invernales, estas habían cambiado por tiempos secos de calimas y sirocos, acompañadas por grandes plagas de langosta. Las fértiles vegas de Guatiza, desde hacía muchos años, no recibían un cuartillo de agua; las huertas de tuneras perdían las savias, y la cochinilla moría pegada a aquellas pencas secas. La cochinilla solo se cultivaba en las huertas de Guatiza y en las de su vecino pueblo de Mala. Este insecto importado de México allá por el Siglo XIX significó para la isla de Lanzarote una economía brillante, ya que se recolectaban más de 30.000 Kg al año solo en las huertas de Guatiza y se exportaba a varios países europeos. La cochinilla es un bicho comedor de tuneras y de ellas se pueden extraer tantos colores como tiene el areoíris y se pueden teñir toda clase de tejidos y lo más importantes que se pueden utilizar en alimentos y reposterías por ser un producto natural y ecológico.
Pero a los pocos días de íú ser huésped de aquella familia de pastores, los tiempos empezaron a cambiar y las nubes cargadas de agua cubrían el cielo de la Isla y empezaron a caer copiosas lluvias sobre los campos resecos de Lanzarote y los viejos vegueros de Guatiza empezaron a descolgar los antiguos faroles que permanecían colgados en los techos de los pajares, y pronto fueron iluminando los testes de las gavias, que una detrás de otra se iban llenando y los vegueros abriendo y cerrando los tornajos empleaban aquellas palabras mágicas y alegres: «¡gavia llena! Llena la una, llena la dos y llena la tres»…. Y así hasta que rebozaba la última de aquel oro líquido mezclado con tierra. Y fue en ese momento cuando salió una sola voz de las gargantas de aquellos curtidos vegueros, que unidos en un fuerte abrazo gritaron con todas sus fuerzas: «¡vega llena!, ¡vega llena!». «Ya la vega está llena».

Y de la misma forma y con la misma fuerza también gritaron aquellos dos inseparables piratas, Calafat y el sanguinario Dogalí, cuando desembarcaron por Puerto Moro y subieron a las faldas del Gurugú, y avistaron una descomunal balsa de agua a los pies de Santa Margarita. Calafat gritó «guad, guad!» y Dogalí terminó la frase con «tiza, tiza!». Y de esa forma tan expresiva, aquellos saqueadores de los ajeno inmortalizaron con este nombre único al pueblo de Guatiza.

En las últimas décadas del siglo XVI, aquellos dos piratas africanos tenían atemorizados a los habitantes de la isla de Lanzarote, a la que visitaban con frecuencia saqueando todo lo que encontraban en su camino: alimentos, ganado y a personas que luego vendían como esclavos. Eran grandes conocedores de la navegación entre África y Lanzarote, sabían que se encontraban a media singladura de las dos orillas cuando divisaban el monte Gurugú nombre que ellos pusieron a este viejo y antiguo volcán que tenemos entre Guatiza y el Riadero, y como si de lindes se tratara para ir amillarando los caminos y las veredas por donde dejaron sus huellas, le pusieron estos nombres: Primero el Gurugú, faro y guía de su numerosa flota, siguiendo Guatiza, Guenia, Taiga, Guambe, Guantesibe, Guanapay, Acatife y por último la palabra «aljibe», donde hacían sus acopios de agua.

Santísimo Cristo, perdona que me haya desviado de tu ruta para seguir la de aquellos dos piratas, que igual que tú vinieron por la mar aunque no por la misma ruta del bien y del mal, como aquel viejo refrán que dice:

Juntitos el mismo día
el bien y el mal nacieron
los parió la misma madre
con distintos pensamientos

Y como es natural, tú naciste con el buen pensamiento de ayudar a tus semejantes, principalmente a los desesperados habitantes de este tu pueblo de Guatiza que ya habían perdido la esperanza de volver a ver sus gavias rebozando de agua, donde cosechaban el mejor trigo y grandes calabazas que solo con dos se completaba la carga de un camello de mediano poder. También en la Vega de Guatiza, se cosechaban las mejores garbanzas de todas las tierras, pues no había un pueblo en la isla que por el día de su Santo Patrón todas las vecinas de aquella comunidad no disfrutaran del rico y oloroso puchero de garbanzas de Guatiza, animado y saboreado por orejas y patas de cochino negro que conservaban en salmuera, tanta era su merecida fama que el año antes de las cosechas ya los agricultores guaticeros tenían encargos de reservarles las garbanzas del puchero.

También se dice que en la Vega de Guatiza se cosechaba un trigo especial, que posiblemente trajeran los bereberes del norte de África cuando los Romanos conquistaron aquel territorio, y traficaban con estos seres utilizándolos como pobladores de estas Islas Canarias, ya que estas semillas tienen origen romano, pues todos conocíamos y conocemos la cebada romana y el trigo romano, el que era muy solicitado por las antiguas panaderas y dulceras por su blanca harina y otras propiedades más que solo este trigo las tenía. Quién sabe si Don Alberto de las Casas primer obispo del Rubicón y los padritos de la conquista de Lanzarote, Leberriet y lebentier, también lo utilizaron para hacer los panitos que les daban a los majos en su primera comunión, recién incorporados a la religión cristiana, entre los que se encontraban el Rey Guadarfía, que entregó su corona de conchas marinas a cambio de llamarse Luis.

Pero los verdaderos satisfechos y contentos eran los vegueros propietarios de las ochentas fanegas de tierra que contiene la Vega de Guatiza donde cosechaban 3.000 fanegas de grano, millo, trigo, y las famosas garbanzas, entre otros Don Domingo Guerra, Don
Marcial Javier Fernández, y Doña Catalina Lemes que por fin, después de tantos años de sequía la vega volvió a la vida y a dar vida. Y todo ello gracias a ti, santísimo Cristo de las Aguas, pues hasta el brujo Chaves se puso tan contento viendo las gavias llenas que un día dejó a sus pacientes esperando y subió al pico de la montaña Tinamala y con alegría le hizo un canto a la Vega, a Guatiza, a sus montañas y a los hombres vegueros. Don Antonio Chaves, acertadamente llamado «El Brujo» por sus grandes entendimientos en muchos menesteres, especialmente en la curandería y en sus conocimientos en la medicina natural de yerbajos, rezados y santiguados. Dicen que su clientela era muy numerosa, no sólo en Lanzarote, también fuera de sus fronteras. El brujo Chaves no pudo traspasar sus grandes conocimientos y sabiduría porque no creía en Cristo ni en ningún vocablo que sonara a lo divino. Un día le dijeron que su única hija Basilia estaba embarazada por obra y gracia de Dios y el bueno de Chaves dijo: «me muero» y se murió llevándose el secreto a la tierra de lo que él y solo él sabía. Pero antes de irse nos dejó estos humildes y maravillosos versos:

Vega de Guatiza eres
un damero de agua y tierra
donde juegan sus partidas
el Tinamala y el Guenia.

A Guatiza la reina mora
y a la dama Caldereta
las cautivó el Gurugú
en el castillo de Guenia.

Por los tesos y barrancos
corren aguas turbulentas
se van llenando las gavias
y se bañan las guaticeras.

Que se alegren los vegueros
que ya la vega está llena
para que planten garbanzas
y cojan 3000 fanegas,
que son las mejores garbanzas,
las mejores de esta tierra.

Permítanme que les cuente en forma de anécdota una de tantas virtudes que tuvo el pueblo de Guatiza y que lo hace único. En el pueblo de Guatiza existió en siglos pasados una raza especial de ganado lanar, no sabemos el porqué aquella raza de ovejas se afincó en este pueblo, hay quien opina que posiblemente lo trajeron los piratas cuando hacían sus incursiones a Lanzarote, seguramente para su consumo, y a algunas de ellas no les tocó el turno de llenarles las panzas a los señores de la expedición, estos animales eran de mucha lana, lo que ellos llamaban jalduos que quiere decir lana grande. Los carneros eran grandes ejemplares y los lugareños para distinguirlos de los demás, les pusieron carneros de tres, detalle este porque los carneros tenían tres vueltas completas en el cuerno y generalmente los comunes solo tenían una vuelta y media.

Y volviendo contigo, venerable Cristo de las Aguas, y con tu misteriosa aparición y milagro en este rinconcito de la tierra llamado Guatiza, y que fue la causa de que los guaticeros decidieron construirte una iglesia bajo tu advocación.

Y así te hicieron este precioso templo, el que tú hoy compartes con la mártir Margarita en su cuadro, la que tantas veces ha visto sufrir a los habitantes de su pequeña aldea, la que tantas veces fue saqueada por los piratas, también recordará esta mártir a su primitiva y tranquila aldea de Uga de donde ella procede cuando aquella devota Señora subiéndola en un camello le dijo, donde el camello se niegue a caminar allí será tu nuevo hogar. Y el camello cansado del largo camino se tuchó en los tesos de la montaña Guenia en buena vista, donde hoy se contempla una pequeña ermita con la imagen de Santa Margarita presidiendo el altar, También compartes tu santo hogar con la Virgen de los Dolores, la Virgen del Carmen y con la Inmaculada Concepción, todas mártires de nuestros pecados.
Y tú también, Santísimo Cristo, que llevas más de 100 años precediendo este templo, has visto derramadas muchas lágrimas, lágrimas de alegría, lágrimas de triunfo, pero también has visto derramar lágrimas de tristeza, de rezos, de plegarias y lágrimas de desesperación como las que derramábamos nosotros con nuestro pequeño hijo enfermo que después de recorrer media isla buscando aire fresco, parábamos ante tu sagrado templo y nuestros ruegos y oraciones siempre eran los mismos pidiéndote la salud de nuestro hijo.

Y tú Santísimo Cristo escuchaste nuestros ruegos y hoy en día es un hombre fuerte, grande y saludable. Gracias sagrado y bendito Cristo de las Aguas, siempre estaremos en deuda contigo nunca te podremos pagar.
GRACIAS VENERADO CRISTO

GLOSARIO

ACATIFE.-top. de LZ: ubicada en Villa deTeguise.
CALDERETA-Volcán sin vertedero.
FANEGA.– Medida de superficie, una fanega tiene 12 almudes, 24 medios almudes, cuarenta y ochos cuartillos y noventa y seis cuartillas, la fanega tiene 13.692 metros cuadrados.
GAVIA – LZ. y FV.: Terreno de cultivo con bordes de tierra alrededor para que el agua se encharque y retenga posteriormente más humedad.
GUAMBÉ.-top. de LZ: lugar cerca de Manguia.
GUANAPAY– top. de LZ: Volcán donde está ubicado el castillo de Santa Bárbara.
GUANTESIBE.-top. de LZ: lugar entre El Mojón y Manguia.
GUATIZA – top. de LZ: palabra compuesta,
GUA: agua,
TIZA:laguna
GUENIA.- top. de LZ: volcán y antigua aldea.
GURUGÚ.-top. de LZ: volcán, faro y guía de los piratas.
JALDUO.-peludo, sin peinar, desaliñado.
JALLO.- objetos que aparecen en tierra arrojados por el mar.
LINDES– para delimitar un terreno o camino.
PICACHO – promontorio agudo, a forma de pico, que sale de un risco.
PUERTO MORO.- top de LZ: ensenada o desembarcadero que se encuentra en la costa entre Guatiza y Mala.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s