Pregón de Sta. Margarita 1972 (Guatiza)

Pregón de las Fiestas de Sta. Margarita
Guatiza 1972

 Por:  JOSÉ Mª ESPINO GONZÁLEZ

GUATIZA SE VISTE DE FIESTAEspino

Sí, mi pueblo se viste de fiesta, pero con sencillez, con esa sencilla belleza que la Naturaleza le brinda con el blanco de sus casas, destacando entre el verdor de sus tuneras, higueras y palmeras y el bermejo colorido de su vega que se enmarca entre las plomizo – rojizas montañas circundantes de sus volcanes de La Caldereta, Tinamala y Guenia.

Rendir homenaje a Santa Margarita copatrona del Santo Cristo de las Aguas, solía ser otros años por estas mismas fechas el motivo principal que justificaba esta onomástica. Grande es el fervor que los guatizanos por esta joven mártir romana, que ve surgir en derredor de su ermita de Buenavista el antiguo poblado de Santa Margarita, que debido a las repetidas incursiones de los moros, se ven obligada a trasladar a sus moradas a la fértil vega que se extiende a sus pies, llamada Guatiza, que en idioma aborigen significa” balsa tranquila”.

Pero este año, a este emocionante fervor se ha unido el obligado deseo del pueblo de rendir pleitesía públicamente a quienes rigen los destinos del Excmo. Cabildo Insular por la magnífica colaboración prestada en la construcción de la sencilla y bella plaza que realza aún más el puro estilo colonial de la centenaria iglesia, en cuyo remozamiento ha contribuido también el Excmo. Cabildo, siempre bajo la acertada dirección de César Manrique, a quien tanto debe Lanzarote, en cuanto a salvaguardar los autóctonos valores de su paisaje. Por eso, ¡gracias! Al Excmo. Cabildo, y ¡gracias! Manrique.

Pero los que hemos estado fuera del terruño, y volvemos precisamente cuando el pueblo está volcado en colaborar en obras comunitarias, sacrificada y desinteresadamente y con la mayor ilusión “porque nuestras autoridades se lo merecen”, nos dicen, nosotros somos los que mejor comprendemos cuanto vale un pueblo unido y cuanto se logra con esa solidaridad. Veamos si no: Todo el pueblo con sus donativos recaudan el suficiente dinero para adecentar interiormente el templo en consonancia con el exterior, bello y sencillo.

Se establecen turnos de hombres que colaboran desinteresadamente en el tendido de líneas para que sea una realidad la inauguración del fluido eléctrico, hecho alcanzado el pasado día 20, fecha en que, año tras año, se conmemoraba la luz de la fe de Santa Margarita. Aún más, grupos de 10 a 15 hombres, cada sábado y domingo han retocado el blanqueado del cementerio, que durante estos días n o ha sido el frío aposento de los muertos, sino el cálido encuentro de la solidaridad y hermandad entre los hombres de este pequeño pueblo que ha aprendido de sus mayores ese espíritu de unidad.

Repasando documentos viejos en el archivo parroquial, y otros cedidos amablemente por don José María Fernández Vega, hemos podido constatar esa constante histórica de Guatiza: la solidaridad y colaboración. En la construcción de la iglesia en 1867 el pueblo se desvive en colaboración, (así se deduce de un contrato firmado entre los 20 máximos representantes del pueblo en aquella fecha); en 19221, se pone de manifiesto nuevamente ese espíritu al crearse las dos escuelas públicas; en 1938 en plena guerra civil, y con la perspectiva de un año agrícola pésimo se amplía y reforma el exiguo cementerio de Santa Margarita, para cuyas obras hubo de traerse en camellos agua del pozo de los Valles.

Creemos no obstante, que nada o muy poco harían los pueblos si no hubiese un hombre que los despierte del letargo en que suelen quedar sumidos los sufridos hombres del campo. Ese hombre es nuestro incansable y joven párroco don Alejandro que ha sabido introducir el fermento, mezclándolo en la masa amoría de nuestro pueblo, que sabe responder con creces al esfuerzo que se le pida. (Muchísimos más que los citados podrían ser los momentos en que el pueblo se ha manifestado como comunidad: en el arreglo de caminos, en la compra de solares para los grupos escolares, para la plaza citada, en la cesión del terreno para el rectificado de la nueva carretera, etc). Pues bien, por eso sería injusto este homenaje que el pueblo va a rendir a sus autoridades, si éste no se hiciera extensivo a su joven y dinámico párroco.

Esta solemnidad alcanzó su momento cumbre el pasado jueves, con la inaguración de la luz eléctrica, después de una misa concelebrada por los sacerdotes de la isla. LA ceremonia fue seguida luego por un brindis homenaje a las autoridades y en la que participó el pueblo todo.

Fecha histórica, sí, para Guatiza, que ha contado en estos días con la presencia del prelado de la Diócesis, quien se dignó a dar una conferencia. Fecha histórica para Guatiza, sí, que a partir del pasado día 20 ya tiene un motivo más de regocijo, otra meta alcanzada: la luz eléctrica. Fecha histórica para Guatiza. Tenemos razones para lanzar por doquier nuestro aleluya.

21 de julio de 1972

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s