Pregón de Sta. Margarita 2006 (Guatiza)

Pregón de las Fiestas de Sta. Margarita
Guatiza 2006

 
Por: CARMEN LANAO Y GOTZONE  MEZO
( Congregación Romana de Santo Domingo)Monja Guatiza

Celebrar la Fiesta…

Celebrar la fiesta es hacer memoria de quienes somos, lo que nos da identidad, lo que nos ha permitido crecer y expansionarnos como personas, como ciudadanos, como amigos/as, como gente que puede vivir el amor para el que estamos hechos y hechas.

En la fiesta se rompe el tiempo de lo que llamamos la vida corriente y brota la dimensión de trascendencia. Nos trascendemos, vamos más allá de nosotros mismos, la calle deja de ser un lugar de tránsito y se convierte en un lugar de encuentro… Dejamos paso a la creatividad, a la imaginación, al deseo de pasarlo bien encontrándonos entre nosotros y acogiendo a los de fuera. Para ello, la colaboración, la participación de todos y todas… nos permiten superarnos, ofrecernos algo unos a otros y divertirnos juntos y juntas.

La fiesta nos convoca al ocio, al espacio de lo gratuito, el espacio de los que damos porque sí, lo que recibimos y agradecemos de los demás como regalo, como don. Por eso, en una vivencia sana de la fiesta brota espontáneamente la solidaridad. Ya no sólo cuentan para nosotros y nosotras los que están aquí físicamente, o los más allegados por familia o amistad. Nuestro espíritu dilatado por la alegría se abre hacia otras personas, hacia quienes no están aquí ahora y hacia quienes están pero se han quedado en la cuneta y no solemos pensar en ellos.

Pero celebrar la fiesta es también mirar el presente desde los propios orígenes, la propia historia y con los ojos vislumbrando el futuro.

El pasado vivido nos ha dado una identidad. ¿No es la pertenencia a un grupo, a un pueblo, lo que nos permite decir quienes somos? Aquello que somos, ¿no viene en gran parte de la historia que hemos vivido? Miramos a los orígenes y a la historia de Guatiza y escudriñando las costumbres y tradiciones nos encontramos con aquellos valores que nos han transmitido nuestros mayores, aquello que orientó sus vidas y les permitió vivir con un sentido, un hacia donde, una orientación. Algunos de estos elementos podemos nombrarlos: acogida, acoger al de fuera, estar dispuestos a hacer historia con él o ella marca un estilo de persona, un talante de madurez humana de un pueblo; sencillez, para vivir el presente desde lo mejor de cada uno, confiando siempre en la bondad que hay en nosotros. La sencillez permite profundizar en lo que de verdad somos, en nuestros valores, en nuestra búsqueda de lo auténtico…

El presente que somos y que nombramos. ¿Está creciendo nuestro pueblo, no sólo en cantidad, sino en calidad de vida? Materialmente vivimos mejor. Al mismo tiempo, desde esa mejoría material, estamos llamados a vivir más integradamente, a ser más felices, como una forma de honrar a los que lucharon antes que nosotros para dejarnos un futuro mejor.

El futuro al que queremos abrirnos. La fiesta es ocasión de mirar quienes somos y también mirar hacia donde vamos, hacia donde queremos ir. La fiesta termina. No se puede vivir en estado continuo de fiesta. Pero de ella podemos salir transformados/as: sabemos quienes somos y contamos con otros para vivir lo que queremos vivir.

Seamos más pueblo, estrechemos nuestros vínculos y nuestra confianza para que miremos todos en la misma dirección. No perdamos de vista el futuro a construir en el que… …
nuestros vínculos sean de colaboración, superando la sospecha y el desinterés por los demás.
… nuestra responsabilidad nos lleve a cuidar la dignidad de las personas.
… respetemos nuestra relación con la naturaleza, el cuidado de la ecología, nuestro espacio de vida, la relación de armonía con la tierra, el mar, el aire… no vayamos a llegar a un excedente de cemento y luego no podamos respirar.
… nuestra capacidad de creer en nosotros mismos nos permita vivir desde la cooperación y no desde la competitividad, a nivel de personas, de grupos, de varones y mujeres: la humanidad tiene dos alas y necesita las dos en la misma medida para volar.
… nuestro sentido de pueblo, de comunidad humana, nos impulse a implicarnos y complicarnos en lo que es de todos, a vivir activamente en la construcción de nuestro futuro.

Sólo así creceremos como personas, irradiaremos alegría y disfrutaremos de la fiesta y de la vida, la valoraremos y acogeremos la felicidad con sencillez.

Carmen Lanao y Gotzone Mezo.

Congregación Romana de Santo Domingo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s