Pregón de Sta. Margarita 1998 (Guatiza)

Pregón de las Fiestas de Sta. Margarita
Guatiza 1998

Por: DOLORES BARRETO CEJUDODolores Barreto Cejudo

Sr. Presidente y directivos de este centro. Sres. componentes de la comisión de fiestas y Sres. y Sras. asistentes

Muy buenas noches a todos.

Como podrán observar este año no tienen pregonero y se van a tener que conformar con “esta pobre pregonera”, que no sé como va a salir del aprieto, De momento sí que manifiesto mi agradecimiento por haber tenido esta deferencia para conmigo. No cabe duda que también en Guatiza hemos entrado en la moda del feminismo y como prueba de ello, ahí tenemos a esa magnífica presidenta en nuestro centro y siguiendo la misma pauta han elegido para el pregón a otra fémina, no tan magnífica porque la edad rebaja la magnificencia y yo ya estoy metida en esa fase descendente en la que ya se pierden muchas cualidades.

Actualmente las mujeres nos encontramos en todas partes como Dios y no voy a añadir que hasta en la sopa, porque ahí siempre hemos estado.

En primer lugar, agradecerles de todo corazón el honor de haber sido seleccionada para este acto, pero aunque estoy muy orgullosa de que hayan pensado en mí, quiero asegurarles que no soy la más cualificada para ello y esta ha sido la causa de que me haya negado en otras ocasiones a aceptarlo. De esta vez, la insistencia de estoa jóvenes que tanta ilusión están poniendo en la organización de estos festejos, me movió a aceptar el reto y espero de vuestra benevolencia una calificación de “un suficiente”. Con ello me conformo.

Empezaré destacando el espíritu extraordinario de la desinteresada colaboración de nuestros antepasados, que ha cristalizado en el hoy floreciente pueblo de Guatiza, que aparece en los folletos turísticos por su bello jardín de cactus (herencia del malogrado César Manrique) y en la actualidad tan visitado por los numerosos turistas que arriban a nuestra isla. Pero antes de llegar a esta floreciente situación, nuestro pueblo ha pasado por muchas vicisitudes, que voy a enumerar brevemente, esperando no cansarlos demasiado, ya que sé que estos pregones realizados por una “novata en pregonerías” pueden resultar “un tostón” vulgarmente hablando.

Como todos saben se ha hablado siempre de dos Guatizas: aquel pueblo primitivo de Santa Margarita y este pueblo actual del Santo Cristo de las Aguas. Haré una ligera descripción de cada uno de ellos mencionando los puntos más destacados de su historia.

Se cuenta que el inicio del pueblo fue la ermita de Santa Margarita, Hecha por la promesa de una mujer de Uga, que cogió la imagen, la subió en un camello y se echó a andar con el propósito de que en el lugar donde el camello se tuchase construiría una ermita y colocaría en ella a Santa Margarita. Cuenta la leyenda que así lo hizo y alrededor de la ermita se fue formando el primitivo pueblo, allá por el siglo XVI, eligiendo como patrona a dicha santa. Las primeras casas fueron construidas de piedra y barro, pero con el tiempo empezaron a mejorarlas blanqueándolas con cal. Esto las hizo más bonitas, pero también más visibles desde la orilla del mar, costa por la que se paseaban los piratas moros en busca de botín. Es entonces/cuando empiezan las tragedias de nuestro primitivo pueblo, que se convierte en víctima de los asaltos de estos piratas, los cuales desembarcaban por Puerto Moro y por la playa de la tía Vicenta, se acercaban al caserío y robaban cosechas, cabras, gallinas e incluso alguna joven, dejando a los moradores del poblado, sumidos en la miseria y en la desesperación. De esta época quedan aún en Buena Vista restos de aljibes y algunas sedimentaciones de aquellas primeras casas construidas a base de sudor y lágrimas.

También se conserva de aquella Guatiza de Santa Margarita un maravilloso cuadro de la santa, perteneciente a la escuela flamenca y considerada entre las obras más valiosas de la isla. Hoy como todos saben, ha sido restaurado y se encuentra en nuestro templo del Santo Cristo de las Aguas, al que se trasladó con la finalidad de evitar su deterioro en la capilla del cementerio de nuestro pueblo.

Como consecuencia del constante acoso de los mencionados piratas moros, nuestros sufridos antepasados decidieron bajar a la fértil Vega que tenían a sus pies y empezar de nuevo a construir sus casas, surgiendo el actual pueblo que nos recuerda el esfuerzo común y el afán constante de superación de todos sus habitantes. El nuevo pueblo estaba resguardado de la vista de los piratas y con ello cesaron las incursiones de los mismos y empezó a reinar la tranquilidad en sus pobladores.

Como Guatiza fue siempre un pueblo noble arraigado en sus costumbres y en su religión, se pensó en la posibilidad de construir en el nuevo pueblo un templo y para ello se firmó un compromiso entre veinte representantes del pueblo para con la colaboración de todos, llevar a cabo tal proyecto que se vio culminado en 1888. Este templo está dedicado al Santo Cristo de las Aguas, que también tiene su legendaria historia.

Dicen que el pueblo atravesaba una época de gran sequía y que un pastor, que se encontraba cuidando su ganado a orillas de la playa del Riadero vio flotando algo extraño, se acercó y se encontró con una imagen de Cristo Crucificado. Dicha imagen fue traída al pueblo y a los pocos días empezó a llover abundantemente, siguiendo varios años de grandes cosechas. Por ello se le llamó el Santo Cristo de las Aguas y desde entonces pasó a presidir nuestro templo.

Con la unión y el sacrificio de todos, continúa el progreso de nuestro pueblo, que no fue tarea fácil. La introducción del cultivo de la cochinilla fue un extraordinario logro en nuestra agricultura. Este insecto fue traído de Méjico por el farmacéutico Villavicencio que encontró grandes dificultades para introducirlo en la isla, por considerarlo un insecto infeccioso para sus tuneras. Hoy damos gracias a Dios por esta “bendita infección: que ha permitido elevar el nivel material de nuestro pueblo.

Continúa el afán de superación de nuestro pueblo y con ello se van consiguiendo escuelas, lugares de esparcimiento como la Sociedad Unión fundada en 1899, la Imparcial fundada en 1926 y por último este Centro Socio Cultural Taiga, del que tan orgullosos nos sentimos todos y en el que reúnen niños, jóvenes y mayores para distraer e intercambiar opiniones e ideas.

Como se ha podido ver, la unión que se forja entre todos, el participar en un esfuerzo e ilusión común, nos ha llevado a conseguir grandes logros y si cada uno seguimos poniendo nuestro granito de arena, podemos llegar a formar una gran montaña que nos lleve a realizar obras mayo¬res en el futuro, pues siempre se ha dicho que “la unión hace la fuerzan y ésto ha quedado bien patente en muchos de los eslabones de la historia de nuestro pueblo.

La colaboración y la solidaridad han sido las dos cualidades que han movido a nuestro pueblo en sus mejores épocas. Que estas dos virtudes continúen animándonos y nos lleven a conseguir copiosos frutos en lo poco que nos queda del presente siglo y en el siglo XXI que ya tenemos tan cerca. ¿Qué menos podemos esperar de un pueblo que ha recibido tan maravilloso ejemplo de nuestros antecesores?

Aprovecho esta ocasión que me han brindado para agradecer a nuestra juventud, que es maravillosa, el esfuerzo desinteresado que ponen para la realización de nuestras fiestas y les animo a seguir trabajando por el engrandecimiento y bienestar de nuestro pueblo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s