Pregón de La Graciosa 1995

Pregón de las Fiestas del Carmen
La Graciosa 1995PACO

 Por:  FRANCISCO HERNÁNDEZ DELGADO

Aunque pregonar es publicar o anunciar algo desconocido, la ilusión de este pregonero no es descubrir nuevas facetas de la historia de esta isla, sino compartir con todos ustedes la alegría de sus Fiestas. Ilusión que nace del respecto y agradecimiento a los hombres y mujeres de la Graciosa.

Han sido numerosas las ocasiones en que he llegado a esta isla, con el cansancio y agotamiento físico y psíquico que produce la propia actividad política y ha sido la paz y la tranquilidad que emana de cada rincón, la que me ha inyectado la savia necesaria para poder afrontar el trabajo diario.

Aquí entre el azul del cielo, el agua cristalina y el dorado de sus playas brota entre real e imaginario la isla Cerne de los Fenicios o los amores romanos de la Reina Armida.

Muchas veces tendido en la playa de Las Conchas, ajeno al mundanar ruido he creído ver algunas de las escenas que recuerdo de mi niñez, y es que el suave movimiento de las olas y el color celeste del cielo nos invita al sueño que es un verdadero puente entre lo divino y humano.

El Marqués de Lanzarote era consciente del gran valor que representa esta isla para los lanzaroteño, por ello se las donó como un bien común, ni las pretensiones sobre la posesión de la marquesa Doña Mariana en 1.634 ni las del Coronel D. Francisco de la Cruz Guerra en 1.808 pudieron romper los lazos de unión entre ambas islas.

Fue la Real Villa de Teguise que por primera vez en Lanzarote iniciará la devoción a NUESTRA SEÑORA DEL CARMEN en 1.729. a ella se le sumaron años más tarde los distintos pueblos de la costa de Lanzarote, hombre, mar y tierra quedaron fundidos con la misma devoción mariana.

Como contaba un pregonero de Las Fiestas del Carmen en Teguise, “…es el mismo dolor que produce la quilla del barco que el que produce la uña del arado…”.

Los hombres y mujeres de esta isla motivados por el entorno físico han creado una sociedad con sus costumbres y tradiciones que se manifiestan de una manera especial en estas fiestas.

Sus mayores deben leer en las pétreas páginas del Riscos de Famara, la dura experiencia que por falta de medios se vieron en la necesidad de atravesar sus caminos, sobre todo sus valientes mujeres con pesadas cestas sobre sus cabezas. También los hombres leen, entre el ruido del oleaje y los cambiantes vientos la dura faena del mar.

Día a Día saben que tienen que sobrevivir, no para disfrutar sino para continuar trabajando por el futuro de sus hijos.

Cuando piso esta tierra, pienso que jamás me sentiré solo, por ello permítanme ustedes que hoy como cada día, les de las gracias por el calor, la confianza y el cariño recibido.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s