Pregón de Caleta Famara 2007

Pregón de las Fiestas del Sagrado Corazón de Jesús
Caleta de Famara 2007

 Por:  MARGARITA GARCÍA ROBAYNA

Es para mi un honor ser la pregonera de las fiestas SAGRADO CORAZÓN DE MARÍA.margarita- famara

Eran los últimos días de clase en este centro y ya empezaba a sentir la nostalgia de forma que, por las mañanas en mi venida al trabajo, muchas veces se me nublaba la vista al contemplar este paisaje tan especial que siempre me ha enamorado y que cada día veía de diferente color.

Por ello, cuando me propusieron decir el pregón, vinieron a mi mente tantas sensaciones juntas que nunca pude imaginar.

Lo primero que sentí fue agradecimiento… pero sobre todo mucha inquietud.

Enseguida recordé la figura del pregonero e historiador Don. Francisco Hernández Delgado, tantas veces oído y admirado.

Les aseguro que aunque dije que ya lo pensaría, nunca pensé negarme, esto habría sido lo más cómodo para mí pues es una inmensa responsabilidad que me ha quitado algunas horas de sueño, pero… no podía hacer menos por este pueblo que tantas satisfacciones profesionales y personales me ha brindado y del que siempre me he sentido afortunada ser maestra.

No sé como empezó mi cariño por La Caleta, creo que influyeron varias circunstancias:
* Ya de niña, al ser hija del municipio, conocía de Caleta Famara lo que oía en casa: era un pueblo pequeño de pescadores que en los años difíciles se llevaba a los animales al Risco para que se alimentaran y que había un pozo donde la gente de toda la isla iba a buscar agua y las señoras de los pueblos cercanos lavaban la ropa.
“Lavanderas de Soo” de Ángel Guerra.

*Más tarde, después de haber aprobado el examen de ingreso n el instituto, mi maestra: Doña Lola Bermúdez, nos trajo de excursión al Castillo Guanapay y a La Caleta.
Recuerdo el día maravilloso que pasé con mis compañeras, bañándonos y tirándonos del bonito trampolín de peldaños desgastados.

*Y, como no, la emoción que me producía oír a nuestro artista más universal César Manrique, cuando hablaba de Lanzarate y en especial de LA CALETA y su querida PLA YA DE FAMARA porque ¡a quién ha dejado insensible sus palabras!.
Por todo ello, cuando en el año 1988 participé voluntariamente en el concurso general de traslados, no dudé en que fuera La Caleta una de las plazas solicitadas.

Al llegar, me encontré con una escuela pobre en recursos y antigua en sus instalaciones pero acogedora y la cual estaba impregnada de ese olor a cebas que me recordaba la poesía: “Hay una escuela en el fondo del mar…

Aquí, tuve el gusto de encontrarme de nuevo con mi maestra, Doña Lala, a la que visité en ocasiones.

Me gustaba ver llegar a los marineros después de su jornada y sus mujeres le esperaban en la playa; fue así como tuve los primeros contactos con su gente.

Dos años más tarde y siendo alcalde de Teguise Don Dimas Martín, se inaugura el nuevo colegio junto con el centro sociocultural.

Esta escuela, todavía escasa en recursos materiales y humanos: tenía que solicitar ayuda a la vecina más cercana, la Sra. Nieves primero y luego Rosi, cuando algún niño se ponía enfermo, traer hielo para calmar algún chichón … y hasta ofrecer más de un café a la maestra que llevaba al patio de recreo.
He de decir que aunque en una sola clase, casi siempre numerosa, se concentraran todos los alumnos de diversas edades y procedencia, esto le hacía ser especialmente enriquecedora.

Son muchas las anécdotas y experiencias vividas estos años que me atrevería a contar con todo detalle.

Recuerdo con simpatía que un día mientras daba el tema de educación vial, al presentar la señal de STOP, un alumno de infantil me dijo: “Srta. le falta una e. ” Yo traté de explicarle que no la llevaba porque era una palabra inglesa… pero él muy seguro me replicó:

“Si, si… pero en caletero le falta una e”,

Con el paso del tiempo se han ido cubriendo esas–” carencias: teléfono, fotocopiadora, ordenadores… servicios de orientación, logopedia…, todas las especialidades: deporte, inglés, música…. impartidas por los profesores itinerantes del colectivo de escuelas rurales, C.E.R, al que pertenecemos.

Además y debido al incremento de alumnos, de una única clase pasamos a un centro de dos unidades: infantil y primaria.

Así, estos últimos años he tenido el gusto de poder compartir jornada y experiencias con compañeras como: Mariola, Mercedes y Ana.

Y, llegamos a la escuela actual de la que toda la comunidad educativa puede sentirse orgullosa; padres colaboradores, marco inigualable… y sobre todo: unos niños y niñas agradecidos con los que es un lujo trabajar, haciéndome sentir como en familia.

Así, siempre he tenido la costumbre que, si pasados unos minutos de la hora de entrada no estaban todos mis alumnos, me asomaba a la puerta por ver si llegaban, comprobando en ocasiones como alguno: se había quedado distraído jugando; no avanzaba porque tenía miedo a un perro, mientras una abuela de lejos le animaba a que continuara su camino; o… leyendo un cartel que había en un poste cercano, siendo gratificante para mi ver como había descubierto el placer de la lectura.

Esta es nuestra escuela, una escuela que todos tenemos el valor moral de seguir potenciando.

Famara era uno de los poblados aborígenes más importantes de Lanzarote.

Según Fray Luís de Quirós, los franciscanos llegados con Juan de Bethencourt se instalaron allí donde permanecieron 33 años.

Sancho de Herrera ponía en su testamento una cláusula que decía: “Mando que se haga un monasterio de frailes dentro de mi huerta de Famara… “

Madoz al hablar de Famara lo señala como un cortijo cuya producción apenas puede satisfacer las necesidades de la familia que lo habita y que riegan varios árboles con algunos sudadores, pequeños manantiales, existentes en la zona.

Aquí se construye la ermita de N. Sra. de la Merced.

Es en 1783 cuando aparece LA CALETA como, la playa de la que se extrae gran cantidad de pescado, además de fijarse los precios del mismo: “Pescado fresco, la libra a siete cuartos corrientes en la capital y en las playas a cinco… “

Se conoce a don Gregorio Tavío, natural de Soo, como primer residente de La Caleta, en el año 1865 en que construye un almacén con piedra y barro junto a los corrales que había para guardar los barcos.

Mas tarde fueron llegando familias de otros pueblos y La Graciosa. Don José Ramírez Vega, alcalde de Teguise, cede el terreno y se construye la ermita bajo la advocación del Sagrado Corazón de María.
Se dice la primera misa en agosto de 1908, anteriormente se celebraba en un almacén, lo mismo que las fiestas y luego la escuela.

La Caleta de Famara y su gente ha sido siempre fuente de inspiración de muchos artistas, poetas… escritores como: don Leandro Perdomo, don Agustín de la Hoz,… o don José Betancort Cabrera “Ángel Guerra” que en su obra EL Jallo dice de La Caleta:

“En sitio asaz solitario estaba situada aquella ranchería de pescadores, bulliciosa solo en verano, abandonada casi en invierno. A un lado… la playa inmensa… delante ábrase la ensenada de aguas turbulentas, entre las que se alzan allá enfrente, desiertas pero sugestivamente poéticas… las islas menores: Alegranza lejana, medio esfumada en la bruma; Montaña Clara, ingente, granítica… y más cerca la Graciosa, como hija cariñosa, pobre de hermosura, que se recoge al regazo materno y cobija al abrigo de los grandes riscos de Lanzarote”.

Desde muy antiguo es conocido el poder relajante y curativo de su paisaje y sus aguas, que en verano, fines de semana y en las fiestas que por esta fecha ya se celebraban acudían vecinos de toda la isla.

Esto hace que, tanto jóvenes como mayores se sientan atraídos por sus encantos y el carácter de sus habitantes y elijan La Caleta para: pasar jornadas de descanso; practicar algún deporte o fijar su residencia.

No sé si estas palabras cumplen el perfil de lo que debe ser un pregón pero, les aseguro están dichas con el corazón y con ellas he querido trasmitir el respeto, admiración y agradecimiento que siento por este pueblo con el que he compartido momentos tan importantes.

Son ustedes:

Hombres y mujeres de La Caleta, todos los que aquí viven o trabajan; los que ya no están físicamente con nosotros y nunca olvidaremos; veraneantes, que con su presencia dan un aire multicolor a éste pueblo, del que he sido testigo que cada año, al aproximarse las vacaciones se prepara para recibirles vistiendo sus mejores galas; y sobre todo ustedes marineros…, los que con su esfuerzo y trabajo han hecho y hacen la verdadera historia de La Caleta.

Ahora que finalizo mis funciones docentes en esta escuela y ya me preparo con la misma ilusión para el nuevo centro…, cuando la nostalgia me invada, tengo pensado hacer lo que por antaño hiciera un enamorado de este pueblo que así decía:

“Siendo preciso alejarme de este centro para residir por unos días en La Caleta, con objeto de tomar los baños de sol que me están recomendados por los facultativos…”

Permítanme que, como homenaje a todos mis niños y niñas del colegio, acabe con unos versos de la canción que compuse, junto con mi compañera Ana y nuestros alumnos en las pasadas fiestas de carnaval y que dedico a todos y todas:

” Mi colegio, La Caleta,
es pequeño y singular,
somos pocos niños
pero mucha diversidad.
Unos venimos de Francia,
algunos de Senegal,
otros venimos de Gales,
de Venezuela y Alemania.
Todos juntitos formamos,
un arco iris sin igual,
y por eso: EN ESTAS FIESTAS
lo pasaremos genial.”

FELICES FIESTAS SAGRADO CORAZÓN DE MARÍA CALETA DE FAMARA 2007

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s